La presidenta de Eslovaquia, Zuzana Caputova, reacciona junto al dueño del bar atacado en Bratislava, Eslovaquia. | Reuters

Al menos tres personas han muerto y una cuarta ha resultado herida en un tiroteo contra un pub frecuentado por miembros de la comunidad LGTBI en Bratislava, la capital de Eslovaquia. El ataque, que tuvo lugar el miércoles por la tarde, fue llevado a cabo por un joven de 19 años que ha sido identificado como Juraj K y que ha sido hallado sin vida este jueves por la mañana cerca de la sede del Ministerio de Educación después de haberse suicidado, tal y como ha informado la Policía.

Dos de los fallecidos se encontraban en frente de un pub, cuyos propietarios lo han descrito como un bar «cercano a la comunidad gay en el centro de Bratislava». Poco después del ataque, el autor del tiroteo ha confesado el delito y, según las primeras pesquisas, se ha quitado la vida. Previamente, el joven había publicado a través de las redes sociales varios mensajes que incluían un discurso de odio homófobo y con tintes neo-nazis.

Shooting in Bratislava

El primer ministro eslovaco, Eduard Heger, ha condenado el ataque y ha pedido «el fin del odio en la sociedad». Sobre la posibilidad de temer por su propia vida, ha garantizado que «no le preocupa». «Sé que estamos viviendo tiempos difíciles», ha dicho. Por su parte, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha trasladado sus condolencias a los familiares de las víctimas del tiroteo. «Estos asesinatos terribles son una amenaza para las sociedades construidas sobre el respecto y la tolerancia. La UE se compromete a ayudar en la lucha contra los delitos de odio en todas sus formas», ha aseverado en un mensaje de Twitter en el que ha instado a «proteger a la comunidad LGTBI».

A ella se ha sumado el vicepresidente de la Comisión Europea, Maros Sefcovic, que ha expresado que «se trata de un momento muy doloroso para todo el país». «Todos nosotros nos levantamos contra el odio en cualquiera de sus formas», ha subrayado.