La línea del frente está trufada de historias personales, todas ellas únicas y pertinentes, incluso algunas de ellas sorprendentes. La historia de Mykhailo Dobkin es una de esas pues en no muchos años ha pasado de ser alcalde prorruso de Járkov a luchar en la guerra contra las tropas enviadas por Vladímir Putin.

Dobkin es un político ucraniano de ascendencia judía, y jamás escondió sus posiciones cercanas a Rusia, algo que le llevó a la alcaldía de Járkov, una de las zonas más prósperas de Ucrania, además de al parlamentario nacional. El medio de Europa del Este Nexta dice de él que fue «conocido por su postura a favor de Rusia. En 2014 se presentó a la presidencia como candidato del Partido de las Regiones de Yanukovych». Más recientemente, en 2021, Dobkin recibió el apoyo de la plataforma de Víktor Medvedchuk, el ciudadano por el cual el Kremlin intercambió cientos de prisioneros de guerra con Ucrania, entre ellos los dirigentes del Batallón de Azov.

Por tanto, la hoja de servicios de Dobkin a favor de la visión que Putin proyecta desde las esferas de poder rusas no admite discusión. Por ello verlo vestido de campaña con un logo en el pecho de la Ucrania completa, con Crimea y todas las regiones que la Federación Rusa acaba de anexionarse incluidas, no deja de ser llamativo e ilustrativo de cómo la guerra cambia las mentes y las personas.

Noticias relacionadas

«Rusia siempre logra ahuyentar a sus aliados más cercanos con su comportamiento agresivo» expresan desde el citado medio.