Men caught smuggling KFC into lockdown-hit Auckland https://t.co/L3wgwPwvEc | Twitter: @BBCWorld

1

La población de Auckland, en la isla norte de Nueva Zelanda, está muy impactada por el arresto de dos personas a las que la Policía sorprendió saltándose el confinamiento. En las antípodas de España no se andan con chiquitas y el actual estado de la pandemia de coronavirus ha llevado a las autoridades a decretar unas severas restricciones en el marco de las cuales ni siquiera está permitido pedir comida para llevar.

Según publican diversos medios internacionales dos hombres fueron arrestados después de que una patrulla de la policía los sorprendiera en un camino secundario. Al pedirles abrir el maletero encontraron algo sorprendente: distintas bolsas con gran cantidad de comida rápida para llevar, de una cadena internacional especializada en el pollo, y cien mil dólares neozelandeses en efectivo.

Según los agentes, el maletero estaba lleno. Al verlos trataron sin éxito de evadirse de la acción policial. Se desconoce la procedencia de la cantidad de dinero, casi 60.000 euros al cambio.

Aparentemente puede antojarse un caso poco trascendente. No obstante ambos individuos han sido citados en un tribunal. La grave violación del confinamiento decretado en Nueva Zelanda comporta pena de prisión de seis meses o una multa de hasta 4.000 dólares (casi 2.400 euros). Ello podría aumentar con otros cargos, según el ministerio público, que trata de ser ejemplarizante con este tipo de sanciones.