Pandemia de coronavirus

Lo que no debemos saber del virus

| Palma |

Valorar:

España ha superado en agosto y septiembre el número de contagios de coronavirus de marzo y abril. Y seguimos al alza. Aunque ya van dos semanas en las que nuestros responsables ven indicios de que las cosas se estabilizan –aplanar la curva, le dicen– los casos siguen aumentando: hoy estamos en 281 por cien mil habitantes, lejos de los 162 de Francia, el segundo peor de Europa. En Gran Bretaña el número de infectados también está aumentando (53), aunque muy por detrás nuestro. En Italia (32) y Alemania (22) se detectan variaciones al alza, pero insignificantes. Baleares ha tenido una bajada de casos en lo que va de septiembre, pero en cualquier caso, los más de 300 de Madrid bastan para desequilibrar el mapa.

Los expertos insisten en que el número de infectados de agosto y septiembre no es comparable con el de marzo y abril porque creen que entonces había muchísima más gente contagiada a la que no se le llegó a hacer el test. En cualquier caso, siendo eso verdad, no reduce la gravedad del repunte español dado que esta falta de tests en la primavera era común en toda Europa.

El dato de contagios tiene importancia porque de él se deriva el de hospitalizados y de este el de ocupación de las unidades de terapia intensiva y, en última instancia, el de fallecimientos.

Sin embargo, aquí hay algunos cambios radicales respecto de marzo y abril. Por razones muy comprensibles, las autoridades sanitarias parecen olvidar deliberadamente que la mortalidad del virus ahora está siendo hoy notablemente más baja, incluso en España, que es el país más afectado de toda Europa. En nuestro caso (España), estamos hablando de que hoy hay 1,8 fallecidos por coronavirus cada cien mil habitantes. Cuando apareció el virus, se consideraba que esta sería una tasa de mortalidad aceptable, soportable, aunque semanas después se llegó a puntas de más del 25 por ciento (casi mil fallecidos al día). En el resto de Europa, las cifras de letalidad hoy son aún mejores que en España, con tasas del 0,1 para Alemania, 0,2 para Italia o 0,5 para Francia. La gripe común provoca estadísticamente en España unas 2,5 muertes por cada cien mil habitantes. Hay otro dato más, muy importante: apenas el 12 por ciento de todos los fallecidos por coronavirus en esta segunda oleada estaban sanos y no presentaban una enfermedad previa. Del resto, los que sufren de hipertensión (el 18,4 por ciento) son los más comunes, seguidos por quienes padecen problemas cardíacos (16) y finalmente los diabéticos (14). El resto se corresponde con una larga lista de otras enfermedades.

Muchos médicos, sobre todo los que están en la primera línea de combate, han admitido que este virus no es el mismo de la primera oleada. Probablemente como resultado de las mutaciones que le afectan, ha dejado de ser tan agresivo, lo cual sumado a una mejora en la efectividad de los tratamientos, está causando un impacto mucho menor.

Decía antes que probablemente las autoridades no quieran que se extiendan estas informaciones optimistas porque es muy probable que muchos borren el coronavirus de su lista de preocupaciones, retornando a conductas que pudieran expandirlo innecesariamente. Porque, hemos de admitir que igual que entre nosotros hay gente que reacciona irracional e histéricamente ante una epidemia, hay otros que son completamente inconscientes de su responsabilidad social y se comportan estúpidamente. Pensemos que, pese a la información disponible, hay quienes niegan la existencia del virus o, aún más pintoresco, lo atribuyen a los teléfonos móviles. Como hay tanto fantasioso, en una pandemia hay que tener cierta prudencia en difundir informaciones. En este sentido, yo creo que el periodismo, casi siempre muy útil, puede terminar siendo contraproducente. (¡No vean el estado de pánico en el que está mi madre, viviendo en la zona acotada de Arquitecto Bennàssar!)

Es pues muy importante notar que hoy probablemente sea más grave el efecto social y económico del pánico causado por el virus, de las medidas innecesarias, que el impacto del virus propiamente dicho. Incluso en España, donde la capacidad de gestión pública es nula, como bien hemos podido comprobar.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Criticar es fácil
Hace un mes

El 1.8 por cada 100.000 implica que para 50.000.000 de personas habría 900 muertos. Algo no cuadra. O es un dato temporal irrelevante para el análisis. No obstante entiendo que hay medidas demasiado exigentes pero poco exigidas, demasiado cambios de rumbo eso crea histeria y lo contrario(negacionismo). Necesitamos serenidad.

Valoración:menosmas

miguel
Hace un mes

Entre Lastras y Calvos vamos apañados, Por cierto el otro dia Vox hace una pregunta a Calvo y esta contesta..“Ustedes representan lo que este gobierno tiene que hacer: defender a los ciudadanos de este país de esta crisis.” jjjajajaj Exacto. Ya lo van entendiendo los socialistas jajajaja Y no es la primera vez que IVAN consigue sacarle a la Vicepresidenta las respuestas que ni ella misma quiere dar. Como quiere quedar por encima, responde de forma enrevesada sin saber y con ello termina dándole la razón No hay peor parlamentaria...En una cumbre de la UNESCO llego a soltar «Deseo que la Unesco legisle para todos los planetas» jajaj "Un concierto de rock en español hace más por el castellano que el Instituto Cervantes». No hace falta decir mucho más. Recuerden que esta señora fue ministra de Cultura.

Valoración:menosmas

j
Hace un mes

Dicen que el virus no es el mismo....LO QUE PASA ES QUE SON INCAPACES DE RECONOCER SUS ERRORES.

Dicen que los tratamientos son mejores...PERO SI NO TIENE CURA, A QUIEN QUEREIS ENGAÑAR?

Valoración:4menosmas

j
Hace un mes

Menuda lumbrera...Dice que ahora la mortalidad es mas baja, aceptable. Es la misma tasa de motalidad que habia antes. la misma tasa que estudios independientes en EEUU y Alemania (pises donde hay libertad y no en España) ya en abril se decia que la tasa de mortalidad era similar a la de la gripe mientras que aqui se atemorizaba a la gente... Ahora finalmente empiezan a admitir la verdad que algunos desde hace meses llevamos denunciando, mientras que nos censuraban videos en youtube y otros lugares...Eso si, nunca admitiran que se equivocaron. Se inventaran las estrategias mas absurdas para no reconocerlo, aunque se hayyan cargado la economia para bastante tiempo...

Valoración:-2menosmas

Francesc
Hace un mes

Una puntualització respecte a que la majoria de malalts de COVID que van malament tenen patologia prèvia, aquesta patologia moltes vegades no és greu, i en alguns casos és molt frequent, com la hipertensió que es calcula que afecta al 40% de la població, que per tant té “patologia prèvia”. I una altra cosa, hem de pensar que aquests plantejaments de rebaixar la importància del problema no els compraran de cap manera a Alemanya ni Anglaterra, no tornarem tenir turisme estranger si no controlam el COVID, no ens enganyem. I no diguem histèria a la responsabilitat.

Valoración:3menosmas

Giacomo
Hace un mes

Gracias por escribir perfectamente lo que me parece muy lógico. Tenemos que ser todos responsables pero no tiene que vencernos el miedo.

Valoración:14menosmas

ciudadano
Hace un mes

Esta ganando la histeria frente al sentido comun, porque la histeria es gratuita y abundante y el sentido comun escaso...

Con histeria y estupidez desmedidas y descontrolada los daños son inimaginables y aun no se han puesto claramente de manifiesto

El sentido comun deberia ser impuesto por las "autoridades" pero en España las "autoridades" son el especimen con mas carencias y mas peligros para la sociedad

La pandemia tendrá como unico beneficio poner fin a la tolerancia a los especimenes parasitarios que no quieren soltar el gran suministro que reciben en los puestos politicos y cargos institucionales

Valoración:20menosmas

Indignat
Hace un mes

Molt bon article! Gracis per xerrar clar i fer entendre que es mitjans de comunicació no han de crear encara més histerisme des que ja tenim!

Valoración:12menosmas

tomeu
Hace un mes

Mucha juventud todavía no se da cuenta de su actitud al no usar mascarillas y estar en grupo sin guardar la distancia, algunos mayores también. Mientras la gran mayoría llevan la mascarilla y guardan la distancia, según los técnicos, para no infectar a los demás, una minoría no respeta a los demás. Creo que sería conveniente poner más vigilancia y más multas.

Valoración:9menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1