0

La Fiscalía federal de Nueva York ha solicitado formalmente interrogar al príncipe Andrés de Inglaterra en el marco de las investigaciones abiertas por los supuestos delitos sexuales perpetrados por el magnate Jeffrey Epstein, que en agosto se suicidó en prisión.

Epstein se quitó la vida en agosto tras ser imputado por encabezar una red de tráfico de menores y, pese a su muerte, los fiscales abogaron por seguir con las pesquisas. Una de las supuestas víctimas ha asegurado que se vio forzada a mantener relaciones con el príncipe británico cuando tenía 17 años.

El tercer hijo de la reina Isabel II ha reconocido su amistad con Epstein, pero se ha desmarcado de las relaciones que se le atribuyen con una menor. Su versión ha sido puesta en entredicho tras la difusión de una imagen en las que aparece con esta supuesta víctima.

El Ministerio Público norteamericano ha remitido una petición a Reino Unido a través del Tratado de Asistencia Legal Mutua (MLAT, por sus siglas en inglés) para hablar directamente con el príncipe Andrés, según fuentes de la investigación citadas por NBC News.

El movimiento ya había sido anticipado en marzo por el fiscal Geoffrey Berman, quien denunció que, pese a la «oferta pública» de colaboración por parte del miembro de la Casa Real británica, hasta ahora había «cerrado la puerta a una cooperación voluntaria».

Los abogados del Duque de York han respondido a la última petición de la Fiscalía norteamericana con un crítico comunicado en el que han alegado que el príncipe ha ofrecido su ayuda en «al menos tres ocasiones» este año, poniendo en cuestión así la estrategia seguida por los investigadores.

«Lamentablemente, el Departamento de Justicia ha reaccionado a sus primeras dos ofertas incumpliendo sus propias normas de confidencialidad para asegurar que el duque no ha ofrecido cooperación alguna», ha asegurado el equipo legal. Al hacerlo, ha añadido, «quizá buscan publicidad y no aceptar la asistencia».