El presidente de Estados Unidos Donald Trump junto al presidente de China Xi Jinping en la reunión del G20 de junio de 2019. | Kevin Lamarque

26

Los servicios de Inteligencia de Estados Unidos han concluido que el coronavirus originado en la ciudad china de Wuhan «no fue fabricado por el ser humano o modificado genéticamente», por lo que las investigaciones se centran ahora en un rigen animal o un posible «accidente» en un laboratorio.

La oficina del Director de Inteligencia Nacional ha informado en un comunicado de que hay un «amplio consenso científico» que avala que el virus no surgió de forma intencionada, después de que en las últimas semanas el Gobierno de Donald Trump haya dado pie a todo tipo de especulaciones.

La comunidad de Inteligencia se compromete a seguir examinando de forma «rigurosa» la información que surja sobre esta crisis para determinar «si el brote comenzó por contacto con animales infectados o si fue resultado de un accidente en un laboratorio de Wuhan».

Noticias relacionadas

Estados Unidos es el país más afectado por la pandemia y acumula más de un millón de los 3,2 millones de positivos confirmados a nivel mundial. El país norteamericano suma ya más de 61.000 fallecidos, 18.000 de ellos solo en la ciudad de Nueva York.