5

Una instrucción de la Sociedad Belga de Gerontología y Geriatría, de la que se han hecho eco ampliamente los medios belgas, y a raíz de ellos todos los internacionales ha causado una intensa controversia. Esta recomienda que los ancianos con un estado de salud más delicado no sean trasladados a los centros sanitarios a pesar de resultar contagiados por coronavirus.

Se trata de una instrucción dirigida al sector de la población más débil con respecto a la COVID-19, y que su esperanza de vida antes del diagnóstico fuera de un año como mucho. En estos casos la instrucción es administrarles cuidados paliativos en las propias residencias, y no trasladarlos a los centros sanitarios, como sí hacen otros países europeos, incluido España.

Incluso se ha considerado que el traslado al hospital es inhumano en determinados casos, dado que a algunos pacientes tan solo se les aplicarían los mismos cuidados paliativos que pueden administrarles en los geriátricos.

Para los responsables de los geriátricos belgas no tiene sentido movilizar recursos y hacer sufrir a esas personas con el traslado cuando en los hospitales no se puede hacer más por ellos que lo que ya se está haciendo en sus respectivos centros.

Esta postura ha suscitado voces críticas, aunque hay que tener en cuenta que Bélgica es uno de los pocos países que han abordado el tema de la eutanasia.