Sube la tensión entre Rusia y Ucrania con la «amenaza de guerra total» y el despliegue de misiles rusos

| Madrid |

Valorar:
preload
Nacionalistas ucranianos participan en una manifestación en la que demandan romper las relaciones diplomáticas con Rusia.

Nacionalistas ucranianos participan en una manifestación en la que demandan romper las relaciones diplomáticas con Rusia.

26-11-2018SERGEY DOLZHENKO

Crecen las conversaciones diplomáticas a gran escala y la presión de la comunidad internacional sobre Rusia para tratar de rebajar la tensión entre Moscú y Kiev que se ha disparado desde este domingo. De hecho, cuando el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, aludió este martes a la «amenaza de una guerra total» con Rusia, el Kremlin ha anunciado este miércoles que tiene previsto desplegar próximamente nuevos sistemas de misiles tierra-aire S400 en la península de Crimea, según ha informado el Ministerio de Defensa ruso a la agencia de noticias Interfax.

El líder ucraniano ha alertado además de que Rusia había reforzado drásticamente su presencia militar en la frontera ucraniana, con más barcos militares en el mar de Azov y una presencia militar reforzada en la península de Crimea. Rusia se anexionó Crimea en 2014 y Ucrania reivindica desde entonces su soberanía. La acción derivó en un conflicto armado en el este del país entre fuerzas ucranianas y separatistas prorrusos que ha ocasionado más de 10.000 muertos.

Pero desde el domingo, Kiev y Moscú viven su primera confrontación militar abierta desde hace cuatro años. Prueba evidente de la gravedad de la situación es que Ucrania ha decretado la Ley Marcial durante 30 días, algo que no hizo ni durante la anexión del Crimea.

La instauración del estado de excepción es una medida sin precedentes desde la independencia de esta antigua república soviética en 1991. Se aplicará a partir del miércoles por la mañana en una decena de regiones fronterizas del país, y permitirá a las autoridades ucranianas movilizar durante un mes a la población, controlar los medios y limitar las reuniones públicas. Ahora, las noticias sobre el despliegue de estos sistemas de misiles de tierra por parte de Rusia llegan en un momento de alta tensión en la zona por el incidente del domingo en el que la Guardia Costera rusa interceptó y apresó tres barcos ucranianos con su tripulación en el mar de Azov.

Las autoridades de Rusia mantienen que los barcos se adentraron en sus aguas territoriales y han detenido a los militares que viajaban a bordo, mientras que Ucrania sostiene que los buques actuaron correctamente y que fueron atacados por la Guardia Costera rusa, que llegó a dispararles a «matar». La agencia de noticias rusa RIA Nóvosti ha señalado que los nuevos sistemas de misiles S400 estarán operativos a finales de 2018. Por su parte, el presidente estadounidense, Donald Trump, ha elevado el tono frente a Vladimir Putin y ha amenazado con anular el encuentro previsto a finales de semana con su homólogo ruso en la cumbre del G-20 en Buenos Aires. «No me gusta esta agresión. No quiero agresiones», ha dicho el dirigente, al que se suele acusar de ser demasiado conciliador con Moscú.

El informe sobre la situación que sus asesores de seguridad nacional le proporcionarán próximamente «será determinante», ha apuntado el magnate Trump en una entrevista publicada este martes por el 'Washington Post'. «Tal vez no tendré esa entrevista» con Putin, ha advertido el republicano, después de que la Casa Blanca confirmara que el encuentro tendría lugar. Desde Moscú, el portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, ha asegurado este miércoles que la reunión de ambos mandatarios sigue preparándose y ha confiado en que se celebre, a pesar del último aviso del millonario norteamericano. «Los preparativos continúan.

El encuentro está acordado, no tenemos ninguna otra información de nuestros colegas estadounidenses», ha dicho Peskov, en declaraciones a la prensa, según informa la agencia de noticias rusa Sputnik. El portavoz de la Presidencia rusa ha dicho que su Gobierno «tomó nota» de las declaraciones de Trump sobre la posibilidad de cancelar la reunión con Putin en Argentina en respuesta al incidente en el que la Guardia Costera rusa apresó a tres barcos ucranianos y a su tripulación en el mar de Azov. «También tomamos nota del anuncio hecho ayer (martes) por mi homóloga de la Casa Blanca (Sarah Sanders), quien dijo que Trump tenía previsto mantener una serie de reuniones, incluyendo con Putin», ha concluido Peskov.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.