Gerard Butler, ante su casa totalmente calcinada. | Instagram

0

El violento incendio «Woolsey» ha arrasado las residencias de famosas personalidades como los músicos Neil Young y Miley Cyrus o el actor Gerard Butler, ubicadas en la zona norte de Los Ángeles (EE.UU.), informaron los afectados en las redes sociales.

Cyrus afirmó que su la casa que compartía con su prometido, el actor Liam Hemsworth, «ya no está en pie» pero «las memorias compartidas con familia y amigos permanecen fuertes». «Soy una de las afortunadas. Mis animales y el AMOR DE MI VIDA están a salvo y eso es lo único que importa ahora mismo», dijo la actriz y cantante de 25 años en su cuenta de Twitter.

Asimismo, la leyenda del rock Neil Young indicó en su portal de noticias que también «perdió» su casa por el fuego. «California es un paraíso para todos nosotros. Un regalo. Estamos tristes de no ser capaces de defenderla frente a la ira de la Madre Naturaleza», aseguró el conocido autor de «Rockin in the free world», de 73 años.

Mientras que el actor escocés Gerard Butler publicó una imagen en su cuenta de Twitter en la que se le puede ver ante los restos de su casa, completamente calcinada. «He regresado a mi casa en Malibú después de haberla evacuado. Es un momento desgarrador en California», dijo el actor, que resaltó «el valor, el espíritu y el sacrificio» de los bomberos de Los Ángeles.

Noticias relacionadas

Scott Derrickson, director del filme «Doctor Strange» y el cantante Robin Thicke son otros de los famosos que han perdido sus casas a causa del incendio.

Otros famosos como Kim Kardashian, Guillermo del Toro, Alyssa Milano o Lady Gaga tuvieron que ser evacuadas en los últimos días por la proximidad de las llamas del «Woolsey», que afecta las ciudades de Malibú, Calabasas y Thousand Oaks, en el norte de Los Ángeles.

Los tres grandes incendios que permanecen activos en California han provocado la muerte de al menos 31 personas, la mayoría en el norte del estado.

El más mortífero es el «Camp Fire», contenido en un 25 %, que ha dejado al menos 29 muertos y arrasado casi por completo Paradise, una localidad de 26.000 habitantes, a unos 280 kilómetros al noreste del área de la bahía de San Francisco, donde desde el jueves se mantiene activada la alerta roja por la mala calidad del aire a causa del humo proveniente del incendio.