El poderío mediático de Estado Islámico, analizado por especialistas

| Pamplona |

Valorar:
preload
«Los nuevos grupos violentos y extremistas han planteado su batalla en la opinión pública. Los gobiernos deben de hacer un esfuerzo para adecuar los recursos también a este terreno: al de la opinión pública».

«Los nuevos grupos violentos y extremistas han planteado su batalla en la opinión pública. Los gobiernos deben de hacer un esfuerzo para adecuar los recursos también a este terreno: al de la opinión pública».

23-08-2018 | Efe

La organización terrorista Estado Islámico llegó a acumular cuarenta productoras, cinco revistas en distintos idiomas, una radio, un departamento de noticias y hasta una agencia de creación de videoclips, entre otros medios de comunicación, lo que obliga a los países a replantearse sus estrategia de lucha contra el terrrorismo.

«Expandir el terror y seducir a sus audiencias potenciales para captar adeptos son los objetivos que el Estado Islámico se propuso en sus comienzos y en los cuatro últimos años ha publicado 1.490 vídeos», argumenta el pamplonés Javier Lesaca, investigador de la Universidad de Navarra y experto en el Estado Islámico, que ha defendido recientemente su tesis doctoral analizando cada vídeo publicado y difundido en redes para intentar dar respuesta a las principales preguntas que plantea el ISIS.

El especialista, que ha completado su investigación con una estancia de más de tres años en la Universidad George Washington de Estados Unidos, señala que en estos videos se explican los logros políticos, sociales y económicos del Califato, se demuestra la fortaleza de su ejército y el buen hacer de su gobierno, ha informado la UN en una nota. «No sólo se exhiben los asesinatos en vivo de sus rehenes», afirma Lesaca.

El recién doctor explica que la producción comunicativa del Estado Islámico pone de manifiesto que su objetivo prioritario es «no es tanto influir en los medios de comunicación tradicionales, sino en dialogar de manera directa con sus audiencias potenciales a través de nuevos canales de comunicación creados por ellos mismos».

Respecto a las diferencias entre la comunicación de Al Qaeda y de este nuevo grupo terrorista, el profesor Lesaca, que actualmente completa su estudio como investigador visitante post doctoral en la Universidad de Columbia en Nueva York, ha localizado dos principales. «La voluntad de convertir el terrorismo en un fenómeno positivo, agradable; e imitable y el interés por construir un estado moderno y terreno con todo lo que eso implica», dice.

Estos objetivos parecen dejar la religión relegada a un segundo plano porque, como afirma Lesaca, «el Estado Islámico probablemente sea el grupo yihadista menos islamista de la historia».

Esto también demuestra, señala, que las herramientas para luchar contra el terrorismo deben de ser distintas a las utilizadas hasta ahora. «La irrupción del Estado Islámico obliga a replantearse por completo la lucha contra el terrorismo», afirma el doctor en Historia.

«Los nuevos grupos violentos y extremistas han planteado su batalla en la opinión pública. Los gobiernos deben de hacer esfuerzo para adecuar los recursos también a este terreno: al de la opinión pública».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.