Vista del humo tras los ataques aéreos israelíes en sitios de Hamas en la ciudad de Gaza. | HAITHAM IMAD

0

Este miércoles se vivió otro repunte de tensión en Gaza tras el lanzamiento de 36 cohetes por parte de milicias palestinas contra Israel y la respuesta del Ejército, que atacó doce puestos del movimiento islamista Hamás en una ofensiva que llega cuando Egipto trataba de mediar una tregua.

«Aviones de combate de las Fuerzas de Defensa de Israel atacaron doce puestos terroristas en la Franja de Gaza, incluyendo una fábrica de cemento, así como un túnel marítimo que recorría a lo largo la costa y varios puestos terroristas en complejos militares», entre estos, «instalaciones de fabricación de cohetes» y una central para funciones logísticas y militares, concretó la nota. Fuentes médicas palestinas indicaron que por ahora los ataques no causaron heridos.

Los bombardeos fueron la respuesta del Ejército al lanzamiento de 36 cohetes por parte de las milicias palestinas, cuatro de los cuales fueron interceptados por el sistema antimisiles Cúpula de Hierro, mientras que la mayoría del resto cayeron en áreas abiertas e hicieron sonar las alarmas antiaéreas en localidades israelíes.

Poco después de las 19.30 hora local (16.30 GMT) saltaron las aéreas en la ciudad de Sderot y en el Consejo Regional de HeNegev, por el lanzamiento de ocho proyectiles hacia esa zona.

Las alarmas siguieron activándose en las siguientes otras áreas israelíes colindantes a la Franja, como los consejos regionales de Hof Ashkelon, Sdot Neguev y Eshkol, y seguían disparándose a causa de los lanzamientos en la medianoche.

Tres israelíes resultaron heridos leves por metralla o ruptura de cristales en la ciudad de Sderot, informó el servicio médico Maguen David Adom (Estrella de David Roja, equivalente a la Cruz Roja), y fueron evacuados para recibir tratamiento médico.

Decenas de personas fueron atendidas por ataques de ansiedad y al menos una decena tuvo que ser traslada por este motivo a centros médicos.

La violencia de hoy sigue a la muerte ayer de dos milicianos de las brigadas Azedín Al Qasam, brazo armado de Hamás, en un ataque del Ejército israelí que disparó contra un puesto islamista después de identificar disparos desde este.

Hamás aseguró que los disparos no iban dirigidos contra Israel y que se trataba de un ejercicio de entrenamiento, y juró venganza por la muerte de sus hombres.

La escalada de tensión sucede en un momento en que parecía que Hamás, que controla de facto la Franja de Gaza desde 2007, podía llegar a una tregua con Israel, en la que media desde hace semanas Egipto con apoyo de la ONU.

Esta tarde, miembros de Hamás viajaron a El Cairo para abordar el posible alto al fuego y expresaron que los mediadores habían «avanzado en sus esfuerzos por alcanzar la hudna (tregua) con la ocupación israelí».

Hamás declaró también estar dispuesto «a negociar un acuerdo de intercambio de prisioneros» si Israel aceptaba «pagar un precio a cambio».

Facciones palestinas también se habían reunido ayer en el enclave bajo el liderazgo del jefe político de Hamás, Ismail Haniye, con el fin de consensuar una respuesta a la propuesta egipcia y de la ONU para alcanzar una tregua de larga duración con Israel.

El Gabinete de Seguridad israelí, por su parte, se reunió esta semana durante cinco horas para tratar este tema, aunque el encuentro no produjo resultados ni se llegó a votar ningún acuerdo y el Ejecutivo se limitó a difundir un comunicado finalizado el encuentro en el que señalaba que el país «está preparado para cualquier escenario».

Fuentes gubernamentales señalaron a los medios israelíes que las posibilidades de alcanzar un pacto amplio y en varias fases (que incluiría la devolución por parte de Hamás de dos soldados caídos y dos civiles israelíes que entraron en Gaza, así como la mejora de las condiciones de vida en el enclave) son escasas e indicaron que es más posible un acuerdo limitado, que suponga el retorno a la situación anterior al 30 de marzo.

La inestabilidad en la Franja aumentó con el inicio esa fecha de las movilizaciones de la Gran Marcha del Retorno, con manifestaciones que se repiten cada viernes, intentos de infiltración y envío de globos y cometas incendiarios que han arrasado hectáreas de terreno en Israel.

En el último mes ha habido varias escaladas de tensión, con disparos desde Gaza respondidos con y bombardeos y disparos israelíes.