Muere Charlie Gard, bebé británico que la Justicia ordenó desconectar en contra del deseo de sus padres

| Londres |

Valorar:
preload
En un vista judicial celebrada ayer jueves, un juez del Tribunal Superior de Londres determinó que el niño fuera trasladado a otro hospital especializado en enfermos terminales, donde se le ha desconectado de las máquinas que le mantenían con vida.

En un vista judicial celebrada ayer jueves, un juez del Tribunal Superior de Londres determinó que el niño fuera trasladado a otro hospital especializado en enfermos terminales, donde se le ha desconectado de las máquinas que le mantenían con vida.

R.D

El bebé británico Charlie Gard, que sufría una rara enfermedad congénita incurable, falleció hoy en un hospital de Londres tras fracasar la larga batalla legal entablada por sus padres para que fuera sometido a un tratamiento experimental en EEUU, confirmó hoy un portavoz de la familia.

Chris Gard y Connie Yates, los padres del pequeño de once meses afectado por una enfermedad mitocondrial congénita, lucharon durante meses para poder trasladar a su hijo a Estados Unidos en contra del parecer del hospital londinense Great Ormond Street, que trataba al bebé.

En un vista judicial celebrada ayer jueves, un juez del Tribunal Superior de Londres determinó que el niño fuera trasladado a otro hospital especializado en enfermos terminales, donde se le ha desconectado de las máquinas que le mantenían con vida.

«Nuestro niño bello se ha ido, estamos muy orgullosos de ti, Charlie», indicó su madre en un comunicado difundido hoy entre los medios.

Connie Yates lamentó ayer mismo que se les hubiera «negado» su «último deseo» de pasar varios días con su bebé antes de desconectarlo de los aparatos de respiración artificial.

Los padres del bebé han mantenido en los últimos meses una dura y mediática batalla legal con el hospital londinense Great Ormond Street, que consideraba que el tratamiento experimental que se les ofrecía no mejoraría su calidad de vida y abogaban por dejarlo morir.

El pasado lunes, Gard y Yates anunciaron que abandonaban el pulso con la justicia para llevar a Charlie a EE.UU. al considerar que la salud del bebé se había deteriorado hasta llegar a «un punto de no retorno» y solicitaron al juez poder llevarlo al hogar familiar antes de que el bebé muriera.

Finalmente, la pareja aceptó la alternativa sugerida por el hospital Great Ormond Street, que consideraba esa opción inviable por motivos prácticos, y el niño fue trasladado a otro centro especializado en cuidados paliativos, no identificado, donde se le ha desconectado de los aparatos que le mantenían con vida.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

Toni
Hace más de 3 años

Que poca sensibilidad humana @cris.. Sólo cuenta el dichoso dinero. ¿Si el bebé fuera suyo o de alguno de sus familiares no lucharía hasta lo imposible? Un poco de empatía y solidaridad en estos casos, por favor.

Valoración:3menosmas

A Cris
Hace más de 3 años

@Cris:

No debes ser una de esas turistas británicas que hacen turismo sanitario a costa de la excelente sanidad española, verdad?

Valoración:2menosmas

Inocent
Hace más de 3 años

D.E.P. Campeón.

Y que se revisen las leyes y protocolos de bioética británicos para dar más seguridad a los niños que, precisamente, son los más inocentes.

Valoración:1menosmas

Cris
Hace más de 3 años

Pobre Bebe estaba con una enfermedad incurable etc....pero sus Padres lo unico que han hecho ha sido alargar la agonia de un ninyo muy pequenyo que aparte de no tener cura no tiene la consciencia de saber nada por no hablar de la pasta que nos ha costado a todos los contribuyentes britanicos incluidabritanicos yo. que los juicios los pagamos todos.

Ole por el juez

Valoración:-21menosmas

sergio
Hace más de 3 años

Lo siento por el Bebe, que injusta la vida , soy papa de una nena de 18 meses y no he podido evitar que me saltasen las lágrimas descansa en paz.

Valoración:58menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1