El 18 de abril de 2015, 700 inmigrantes murieron en un naufragio en el Mediterráneo. | Reuters

2

Un Tribunal de Sicilia ha condenado a 18 años de prisión al tunecino Mohamed Alì Malek, de 27 años, que pilotaba el barco que naufragó en el Mediterráneo el 18 de abril de 2015 y en el que se estima murieron más de 700 inmigrantes.

En el mismo proceso fue condenado a cinco años Mahmud Bikhit, sirio y de 25 años, considerado el ayudante y copiloto del barco.

La jueza del tribunal de primera instancia de Catania, Daniela Monaco, aceptó las peticiones del fiscal, que había pedido 18 años de reclusión y una multa de 3 millones de euros para el tunecino y de seis años de prisión para el sirio.

El naufragio se produjo frente a las costas de Libia y, según los fiscales, al estar el pesquero sobrecargado de personas y por las maniobras equivocadas que hizo el piloto tunecino del barco y que provocaron su impacto con un barco de mercancías que había acudido en su ayuda.

Noticias relacionadas

Durante las tareas de rescate, la Guardia Costera italiana informó de que salvó a 28 personas y recuperó los cuerpos de 24 inmigrantes, además de proceder a la detención de los dos acusados.

La portavoz de Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados en en Italia, Carlotta Sami, explicó que según los testimonios de los supervivientes los muertos fueron entre 700 y 800.

Los dos acusados durante el juicio se han proclamado inocentes y han sostenido que ellos viajaban en el pesquero como inmigrantes.