Samsung niega pagos a la presidenta surcoreana a cambio de trato preferencial

| Seúl, Corea del Sur |

Valorar:
preload
Los líderes de los principales conglomerados empresariales surcoreanos instantes antes de declarar ante el parlamento por el conocido como caso Rasputina coreana.

Los líderes de los principales conglomerados empresariales surcoreanos instantes antes de declarar ante el parlamento por el conocido como caso Rasputina coreana.

06-12-2016 | YONHAP

El vicepresidente del Grupo Samsung, Jay Y. Lee, ha negado toda relación con el escándalo de abuso de poder y chantaje efectuado por la confidente de la presidenta surcoreana, Park Gyun Hye, a varios conglomerados de empresas nacionales, entre ellos la propia firma electrónica.

Lee comparece este martes junto a otros ocho dirigentes de los llamados 'chaebol', agrupaciones de empresas surcoreanas como Samsung o Hyundai, a los que supuestamente la confidente Choi Soon Sil, apodada como la «Rasputina coreana», intentó presionar para que hicieran donaciones a fundaciones sin ánimo de lucro a cambio de recibir un trato preferencial. La presidenta ha sido directamente relacionada con estas actividades ilícitas.

«Sí que recibimos solicitudes de donaciones en ámbitos com la cultura o el deporte pero no recuerdo haber pedido donaciones a la presidenta en un 'quid pro quo'», ha declarado Lee en comentarios recogidos por la agencia de noticias surcoreana Yonhap. «Estoy profundamente avergonzado. Jamás volveremos a involucrarnos en un escándalo político», añadió.

De esta forma, los diputados de la Asamblea Nacional en Seúl comenzaron a interrogar a los empresarios sobre este caso de corrupción y tráfico de influencias, en una sesión televisada por las principales cadenas del país.

Se cree que los conglomerados donaron decenas de millones a Mi-R y K-Sports, dos fundaciones dirigidas por Choi Soon-sil

Este escándalo ha sido uno de los más graves de la historia reciente del país. Desde hace semanas, decenas de miles de personas salen regularmente a las calles para exigir la dimisión de la presidenta surcoreana, quien ha aceptado dejar el cargo en abril si se mantiene la presión, y si un grupo de diputados críticos no consigue aprobar antes una moción de censura.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.