8500 niños mueren al día por desnutrición, según un estudio de Save The Children. | Reuters

2

Acción contra el Hambre y Save the Children han denunciado que cada día mueren en el mundo 8.500 niños a causa de malnutrición, durante la presentación del segundo Informe Mundial de Nutrición coordinado por el Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias (IPFRI), impulsado por ambas organizaciones y en el marco de la celebración este viernes 18 de octubre del Día Mundial de la Alimentación.

En este sentido, el responsable de Salud y Nutrición de Acción contra el Hambre, Antonio Vargas, afirma que «en 2013, cerca de seis millones de niños fallecieron por causas prevenibles relacionadas con la salud, de los cuales, 3,1 millones fallecieron por causas asociadas con la malnutrición».

Además, del Informe se desprende que un total de 161 millones de menores sufren raquitismo, enfermedad propia de la infancia, producida por una mala alimentación.

No obstante, Vargas ha señalado que «hay noticias para el optimismo» ya que «hoy hay 96 millones de niños menos con desnutrición crónica que hace 25 años y en solo un año 15 países más podrían cumplir con los objetivos de reducción de la desnutrición marcados para 2025 por la Asamblea Mundial de la Salud», aunque ha añadido que «los avances podrían ser mucho más rápidos».

Noticias relacionadas

Respecto a los datos que se desprenden del Informe sobre la situación de España, Vargas ha explicado que «no hay ningún menor que muera por desnutrición crónica en España» aunque se ha registrado «un aumento de sobrepeso y de obesidad, y un incremento evidente sobre enfermedades relacionadas con el sobrepeso infantil».

«Hay que seguir con especial atención el aumento de la obesidad, una nueva amenaza para la salud nutricional de la que no se salva ningún país en el mundo», ha afirmado.

Además, ha subrayado que «la obesidad infantil es uno de los mayores retos que tiene, no solo los países desarrollados, también los países en vía de crecimiento importante».

«Cuando hablamos de obesidad infantil, estamos hablando de anticipar diabetes, anticipar problemas cardiovasculares y una serie de problemas que convierten a un niño de siete años en uno de 25», ha afirmado.