Imágenes difundidas por una cadena de televisión de la zona donde se ve a algunos rehenes en el museo. | Twitter

31

Al menos 20 personas murieron este miércoles, entre ellas 17 turistas extranjeros, y una treintena resultaron heridas en el mayor atentado sufrido por Túnez desde que en 2002 una veintena de alemanes perecieron en un ataque similar en la isla de Djerba.

Entre los muertos se encuentran un matrimonio catalán, dos ciudadanos colombianos -la esposa y un hijo del general retirado José Arturo Camelo Piñeros- y un brasileño, que formaban parte de un grupo de turistas que realizaban un crucero por el Mediterráneo y que habían hecho escala en Túnez.

Durante una comparecencia ante la televisión nacional, el jefe del Gobierno enumeró a las víctimas como 4 italianos, 1 francés, 2 colombianos, 5 japoneses, 1 polaco, 1 australiano y 2 españoles, quedando otra víctima sin identificar.

Precisó también que murieron además dos tunecinos, un policía y un conductor de autobús, además de dos terroristas que participaron en el atentado.

Las fuerzas de seguridad investigan además si otras dos personas, vistas en el lugar del ataque, pueden estar implicadas.

Munira Brahmi, diputada del partido islamista Al Nahda que se encontraba en el Parlamento durante el ataque, explicó que al menos cuatro hombres armados entraron en el Museo a media mañana con un grupo de rehenes.

Momentos antes, un joven de unos 22 años y vestido a la manera occidental había abierto fuego contra un grupo de unos 40 turistas que se disponían a entrar en el Museo del Bardo, el más importante de Túnez, situado junto al parlamento.

En el grupo atacado había «4 brasileños, 4 argentinos, 4 colombianos, 10 mexicanos y el resto, 28, eran españoles, cuyo crucero hizo hoy escala en el puerto de La Goleta, a 17 kilómetros del centro de la capital», según su guía Wasel Busid.

Un fotógrafo que se encontraba en el jardín del museo tras el ataque al autobús dijo a que al menos cuatro hombres armados corrieron por los jardines, donde se refugiaron tras no haber podido penetrar en los edificios del Parlamento.

Se cree que todo comenzó como un intento de asalto a la Asamblea que fue frustrado.

Noticias relacionadas

La fuente añadió que presenció cómo los terroristas eran abatidos finalmente a las 15.00 horas local en una operación policial que se saldó con la muerte de quince personas.

Fuentes de los servicios de seguridad de Túnez identificaron a dos de los terroristas muertos durante el asalto como Yaber Jachnawi, originario de la región de Kaserín, en el suroeste, y Yasín Labidi, del barrio capitalino Ibn Jaldún.

El padre de Jachnawi reconoció que su hijo, al que consideraba desaparecido, le había telefoneado desde Irak hace tres meses donde se había sumado al movimiento radical Estado Islámico (EI).

El jefe de Estado tunecino, Beyi Caid Essebis, calificó el atentado de hoy de « gran catástrofe y aseguró: «no tengo más comentarios», en declaraciones a los medios.

Españoles

Los españoles que se vieron involucrados en el intento de asalto al Parlamento de Túnez y al Museo del Bardo y que salieron ilesos se encuentran ya se encuentran en su barco, en el que realizaban un crucero por el Mediterráneo, confirmaron a fuentes diplomáticas.

Túnez, uno de los países de los que proceden yihadistas que se han sumado al Estado Islámico en Irak y Siria, combate desde hace semanas a grupos terroristas de la región de Kasserin, una zona montañosa cerrada militarmente donde se atrincheran radicales provenientes de todos los países del Sahel, vinculados con la Organización Al Qaida en el Magreb, Ansar al Saharia y el propio Estado Islámico

Desde que hace un mes se formara el primer gobierno posterior a la transición iniciada con la primavera árabe, las fuerzas tunecinas han detenido a decenas de supuestos yihadistas y han expresado el temor a un atentado que destruya el turismo, sobre el que se basa gran parte de su futuro económico.

El ministro tunecino de Asuntos Exteriores, Taieb Baccouche, pidió hoy a los turistas que no dejen de visitar su país, pese al atentado.

Según el ministro, el ataque de este miércoles «no tiene que disuadir a los amigos que quieran visitar Túnez» en verano o en cualquier otra estación, sino que «al contrario debe incitarlos a apoyar a Túnez en su lucha contra el terrorismo».

«Los terroristas deben entender que el terrorismo no tiene futuro» y para eso «hay que vivir» con normalidad, agregó.