Un gran número de agentes intervienen en el operativo. | CHARLES PLATIAU

0

La búsqueda de los dos sospechosos del atentado contra el semanario satírico 'Charlie Hebdo' está centrada en una zona entre los departamentos de Oise y Aisne, en la región de Picardía, donde el Gobierno francés ha decidido elevar el nivel de alerta por posibilidad de atentado.

Los hermanos Chérif y Said Kuachi han sido vistos esta mañana en una gasolinera cercana a la localidad de Villers-Cotterets, en Aisne, en la que habrían robado combustible y alimentos. Posteriormente, la cadena France 3 Picardie ha informado de que habían abandonado su vehículo, un Clio gris, y se habían atrincherado en una vivienda de la localidad de Crépy-en-Valois, en Oise.

Sin embargo, esta información no ha sido confirmada e incluso el alcalde de la localidad, Bruno Fortier, ha indicado que helicópteros estaban sobrevolando la localidad y que se habían desplegados policías y fuerzas antiterroristas.

«Es un vals incesante de coches y camiones de Policía», ha relatado a Reuters el edil, que ha dicho que no podía confirmar la información sobre la presencia de los sospechosos en una casa de la zona.

En los últimos minutos, varios medios franceses informan de una fuerte presencia policial en otra localidad de Aisne. De acuerdo con 'Le Figaro', se ha cortado una carretera local en dirección a la localidad de Longpont y se estarían realizando registros en varias viviendas de la localidad cercana de Corcy.

88.000 efectivos

Entretanto, el Ministerio del Interior francés ha informado de que hay 88.000 efectivos desplegados en todo el país para garantizar la seguridad tras el atentado de ayer. En concreto, se trata de 50.000 funcionarios de la Policía, 32.000 gendarmes, 5.000 policías y gendarmes en fuerzas móviles y 1.150 militares.

En concreto, en la región de Ile de France, donde se encuentra París, hay movilizados 2.200 policías y gendarmes, 2.500 policías de la Prefectura, 2.500 agentes de la Dirección Central de Seguridad Pública (DCSP), 1.200 gendarmes, 850 militares y 400 miembros de la Vigilancia General de la SNCF, la empresa ferroviaria estatal.