26978131 LA HAYA (HOLANDA) 18/04/2014.- El vicepresidente de la sala del Tribunal Supremo Floris Bakels (c) hace una declaración durante una vista del Tribunal Supremo en La Haya (Holanda) hoy, viernes 18 de abril de 2014. El Tribunal Supremo holandés ordenó hoy prohibir y disolver un grupo en favor de la pedofilia llamado "Asociación Martijn", que existe en Holanda desde hace más de tres décadas. EFE/Lex Van Lieshout | LEX VAN LIESHOUT

20

El Tribunal Supremo holandés ordenó ayer prohibir y disolver un grupo en favor de la pedofilia llamado «Asociación Martijn», que existe en Holanda desde hace más de tres décadas.

«El Tribunal Supremo ha decidido que la asociación Martijn se disuelva y prohiba porque sus actividades son contrarias al orden público», precisó el Supremo en un comunicado.

Los jueces consideraron que la asociación «banaliza los peligros de los contactos sexuales con niños, ensalza ese tipo de contacto y promueve las opiniones a su favor», dice la sentencia.

El fallo precisó que «los contactos sexuales entre adultos y niños se considera en la sociedad holandesa un ataque severo a la integridad física y psíquica del menor, que puede sufrir como consecuencia un daño psíquico duradero».

El Supremo resaltó que «justamente los niños tienen que ser protegidos de ese tipo de contactos por parte de adultos porque a causa de su edad y posición de dependencia son especialmente vulnerables».

Con esta decisión, que es inapelable, el Alto Tribunal asume los argumentos del Abogado General del Estado, encargado de aconsejar a los jueces de esa instancia judicial holandesa.

En el fallo se ha tenido en cuenta la jurisprudencia de la Corte Europea de Derechos Humanos, concluyendo que «la integridad física y psíquica de los menores» está por encima del derecho a la libertad de expresión y de asociación.

La Asociación Martijn, fundada en 1981, defiende los contactos «intimos» entre adultos y menores, siempre y cuando éstos sean placenteros para ambas partes, no impliquen violencia y lo sepan los padres.

De esta manera, Martijn ensalza la pedofilia (penada por ley en Holanda) y promueve su normalización a través de publicaciones donde por ejemplo se describen relaciones sexuales con niños. La agrupación, que cuenta con unos 200 miembros, fue prohibida en 2012, a petición del ministerio fiscal, por el juzgado de la ciudad de Assen (este de Holanda) pero esa decisión fue anulada posteriormente en apelación.