Fotografía de archivo que muestra al expresidente del Gobierno italiano y empresario Silvio Berlusconi. | ETTORE FERRARI

4

El expresidente del Gobierno italiano y empresario Silvio Berlusconi cumplirá su condena de un año por fraude fiscal realizando trabajos sociales en un centro para ancianos en la región de Lombardía (norte de Italia).

Así se lee en la sentencia del juez del Tribunal de Vigilancia penitenciaria de Milán, Pasquale Nobile de Santis, que aceptó la propuesta de la Oficina de Ejecuciones Penales Externas (UEPE) de acudir «al menos un día a la semana y no menos de cuatro horas» a una residencia para ancianos y discapacitados cerca de Arcore.

El veredicto dice además que Berlusconi podrá salir de la región de Lombardia (norte) sólo para acudir a su domicilio de Roma y de martes a jueves, y con la obligación de regresar a su residencia de Arcore a las 23:00 horas del mismo jueves.

Inhabilitación

Otra consecuencia de su condena en el caso Mediaset son los dos años de inhabilitación para ejercer cualquier cargo público, así como los efectos derivados de la Ley Severino, que prevé seis años de inhabilitación para quien acarree condenas en firme superiores a dos años y por lo que fue expulsado del Senado el pasado 27 de noviembre.

Berlusconi fue condenado en firme por el caso Mediaset, en el que se juzgaba la compraventa de derechos de transmisión de películas estadounidenses por valor de 470 millones de euros por parte del grupo audiovisual entre 1994 y 1999 con un supuesto aumento artificial del precio de los derechos para evadir dinero al fisco y desviarlo a cuentas en el extranjero.