Angela Merkel, a su llegada a una reunión. | Agencias

7

La reducción de la deuda pública y las inversiones en educación e investigación son las dos prioridades para la próxima legislatura en Alemania, señaló este sábado la canciller Angela Merkel en su habitual videomensaje de los sábados.

La líder de los cristianodemócratas, que ayer se reunió con los socialdemócratas para estudiar la opción de crear un gobierno de coalición, perfiló así los retos a corto plazo de su tercer mandato, y dejó como un proyecto a largo plazo la consolidación de un crecimiento económico robusto.

«Debemos salir de generar nuevo endeudamiento cada año y debemos incluso empezar a devolver nuestra montaña de deudas», aseguró Merkel en relación a la deuda estatal, que se sitúa en la actualidad en el equivalente al 80% del producto interior bruto (PIB).

A su juicio, el crecimiento futuro sólo se puede conseguir «a través de innovación», por lo que anunció que su objetivo es que se dedique el equivalente al 3% del PIB a I+D.

«Tenemos que conseguir dedicar a investigación el 3% de nuestro PIB para seguir siendo innovadores y a la vez para tener puestos de trabajo cualitativamente buenos en Alemania», indicó.

De esta manera, sectores típicos alemanes como el automotriz, el químico y el de fabricación de maquinaria pesada podrán seguir teniendo relevancia global, argumentó la canciller.

«Aquí Alemania tiene que ser de lo mejor del mundo, y por eso debemos prestar especial atención», agregó.

El crecimiento económico y el saneamiento de las cuentas públicas implican también que más gente de más de 60 años tiene que trabajar, explicó la canciller, que abogó asimismo por atraer a profesionales extranjeros a Alemania.