Los aliados de Merkel arrasan en Baviera a una semana de las generales

La CSU, partido conservador del ‘land’ más rico de Alemania, logra la mayoría absoluta

| Berlín |

Valorar:

Las elecciones del «land» de Baviera, a una semana de las generales alemanas, se saldaron con una victoria por mayoría absoluta para los aliados bávaros de la canciller Angela Merkel y un aviso a su aspiración de reeditar su coalición con los liberales, que quedaron fuera del parlamento local. Baviera, el «land» más conservador y próspero de Alemania, devolvió a la Unión Socialcristiana (CSU) -hermanada con la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel- el dominio absoluto perdido en 2008, al alcanzar un 48,7 %, según los resultados parciales de la televisión pública, ZDF.

Su socio en esta legislatura, el Partido Liberal (FDP) quedó en un 3,2 % -casi dos puntos por debajo del mínimo del 5 % para obtener escaños-, un duro revés que el líder de la formación y ministro de Economía de Merkel, Philipp Rösler, se apresuró a afirmar no debía extrapolarse a escala federal. Las especificidades sociopolíticas de Baviera, donde la CSU domina desde hace 60 años y cuya tasa de desempleo es casi la mitad que la del resto del país, sustentan, en parte, el argumento de los derrotados, dispuestos a no darse por vencidos.

Alas a la oposición

Pero los resultados dan alas a la oposición en el esprint hasta los comicios del 22 de septiembre, y refuerza la tesis de que la carrera por la Cancillería no está sentenciada, por mucho que Merkel mantenga su ventaja frente al socialdemócrata Peer Steinbrück. El Partido Socialdemócrata (SPD) quedó en un 20,5 %, muy por debajo de la CSU y ello a pesar de estar liderado por Christian Ude, el popular alcalde de Múnich desde hace unos veinte años.

Ello supone un aumento respecto al 18,6 % de 2008 en un «land» que no conoce la alternancia en el poder, lo que fue festejado en la central del SPD de Berlín como si de un gran éxito se tratara. «La carrera no está cerrada. Al contrario, ahora empieza de verdad», dijo Steinbrück. Los Verdes -con un 8,4 %-, celebraban sin disimulos el hundimiento liberal.

En los gestos había el toque de escenificación, propia de una noche electoral, amplificado por la proximidad de las generales. La arrolladora victoria de la CSU en Baviera tiene su riesgo para Merkel, que repetidamente ha rechazado propuestas populistas del líder de la formación y primer ministro bávaro, Horst Seehofer, como la de implantar un peaje en las autopistas solo para extranjeros.

Algunos analistas consideran, sin embargo, que el mazazo al FDP puede incluso impulsar el voto a esa formación, presente en 17 de los 22 gobiernos federales que ha tenido el país, a modo de movilización de su electorado, algo adormecido.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.