Carga policial para frenar la protesta del movimiento anticapitalista 'Blockupy', ayer en Fráncfort. | KAI PFAFFENBACH

0

Manifestantes del movimiento anticapitalista Blockupy paralizaron ayer el centro financiero de Alemania al cortar el acceso al Banco Central Europeo (BCE) y las oficinas del Deutsche Bank en Fráncfort. La manifestación se produjo en protesta contra la gestión de la crisis de deuda europea a través de la aplicación de medidas de austeridad por parte de las autoridades políticas.

Los manifestantes, estimados por la policía en 1.500 y por Blockupy en 3.000, llegaron a primera hora de la mañana de ayer al distrito financiero de Fráncfort para interrumpir las actividades comerciales de las instituciones a las que culpan por la profunda recesión que afecta a los países de la zona euro, como es el caso de España y Grecia.

La policía antidisturbios, que fue atacada con piedras y bombas de pintura, utilizó gas pimienta para impedir que los manifestantes irrumpieran en la sede del BCE. Varios manifestantes resultaron heridos y algunos fueron arrestados, aunque la policía no dio cifras.

La guerra

«La intención de este bloqueo es evitar (que el BCE) opere con normalidad», dijo el portavoz del movimiento Martin Sommer, añadiendo que algunos trabajdores habían desistido de acceder al BCE forzados por los manifestantes.

Sosteniendo carteles con eslóganes como 'La humanidad antes que el beneficio' , los manifestantes se reunieron bajo la lluvia para bloquear carreteras, entre ellas las que llevan a la sede del Deutsche Bank.

Al menos 20 manifestantes llevaban colchones inflables con el lema 'La guerra comienza aquí' escrito. Había camiones con cañones de agua y un helicóptero sobrevolaba la zona.

El grupo europeo Blockupy se inició tras el movimiento Occupy Wall Street en el 2011.

Una de las manifestantes, Lena Turowski, una estudiante de desarrollo internacional de 25 años, condenó a los Gobiernos europeos por su apego a las medidas de austeridad.

«En este momento están tratando de luchar contra la crisis con las mismas medidas que causaron la crisis. Y la gente es olvidada», declaró Turowski a Reuters.

«También se trata de solidaridad con aquellos que están siendo afectados por la austeridad y las crisis en sus países», agregó.