Silvio Berlusconi (cuarto por la derecha), en la reunión que mantuvo ayer con representantes de los gobiernos locales. | CLAUDIO PERI

2

El nuevo plan de ajuste en el que trabaja el Gobierno de Italia para hacer frente a las dudas sobre las finanzas públicas del país y para lograr el equilibrio presupuestario en 2013 tendrá establece un ahorro de cerca de 45.000 millones de euros en el próximo bienio.

Ésta fue la cifra anunciada ayer por el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, a los representantes de las regiones durante el encuentro que mantuvieron en Roma y en la que también participó el titular de Economía, Giulio Tremonti.

Está previsto un plan de ajuste para el ahorro de 20.000 millones de euros para 2012 y de 25.000 millones de euros en 2013, para lograr el objetivo de alcanzar el equilibrio presupuestario en 2013, un año antes de lo previsto inicialmente en un anterior plan de austeridad aprobado en julio.

Tremonti subrayó que esa cifra se obtendrá principalmente a partir de recortes de gasto ya que, aseguró, si el objetivo tuviera que obtenerse a través del incremento de medidas fiscales, no sería considerado válido por Bruselas.

«El Banco Central Europeo (BCE) me ha llamado para decirme que fijar la obtención del equilibrio presupuestario en 2014 no era conveniente. Por ello se ha decidido avanzarlo a 2013», explicó.

A este respecto, Tremonti señaló que el Ejecutivo tiene como objetivo reducir el déficit público del 3,9 por ciento previsto para este año al 1,6 por ciento en 2012, para lograr el equilibrio en 2013.

La decisión del Gobierno luso de modificar la tasa del IVA que se aplica a la electricidad y el gas para que pase del 6 por ciento actual al 23 por ciento generó ayer una oleada de protestas por parte de partidos de la oposición, sindicatos, consumidores y empresarios portugueses.

Críticas en Portugal

«Asalto», «atentado» y «robo» fueron algunos de los calificativos más duros utilizados por quienes se oponen a este incremento de 17 puntos porcentuales del IVA y que supondrá un aumento en la factura media por ambos conceptos -establecida hasta ahora en 70 euros- de 11 euros mensuales.

Las críticas se dirigieron de forma unánime al nuevo Ejecutivo de Portugal, de signo conservador, al que se acusó de aprobar ajustes y reformas dirigidos a incrementar los ingresos del Estado, mientras demora la adopción de recortes en el gasto público.