Previous Next
14

Los jefes de Estado y de Gobierno del Eurogrupo acordaron ayer un segundo rescate de 109.000 millones de euros para Grecia que incluirá nuevos préstamos de la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) y una contribución de la banca privada, que podría llegar a 50.000 millones de euros.

El objetivo del plan es frenar el contagio de la crisis de deuda helena a España e Italia. Para ello, se prevé además flexibilizar el fondo de rescate de 750.000 millones de euros, permitiendo que dé créditos preventivos y recapitalice los bancos de países con problemas, aunque no hayan sido rescatados. También podrá comprar deuda en el mercado secundario.

«Hemos creado un sólido cortafuegos y mejores brigadas de bomberos», celebró el presidente permanente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

Plazos de devolución

El Eurogrupo aprobó además alargar los plazos y rebajar los tipos de los préstamos concedidos por la UE a Grecia para hacer más sostenible su deuda. En concreto, los tipos de interés se rebajarán al 3,5% y el plazo de devolución se amplía de los actuales 7,5 años a un mínimo de 15 años que podría extenderse a 30 años.
La contribución de la banca se orquestará mediante un programa de canje o renovación de los bonos griegos que vencen en los próximos años por otros con un plazo de vencimiento superior. Ello supondrá una aportación de 37.000 millones de euros. Además, habrá un plan de recompra de bonos griegos por valor de 12.600 millones.
El presidente francés, Nicolas Sarkozy, explicó que si las agencias de 'rating' califican este plan de 'impago', los países de la eurozona garantizarán temporalmente los bonos griegos para que el Banco Central Europeo (BCE) siga inyectando liquidez en el sistema financiero heleno. Por su parte, el presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, dio a entender que en estas condiciones seguirá aceptando los bonos griegos.
«Lo que vamos a hacer por Grecia no lo haremos por ningún otro país de la eurozona», dijo Sarkozy, para dejar claro que la reestructuración de la deuda no se extenderá a Portugal e Irlanda.