Vista del cráter provocado, según las autoridades libias, por el bombardeo de la OTAN en Bab al-Aziziya. | STR

5

El líder libio, Muamar Gadafi, aseguró ayer, en un mensaje de audio difundido por la televisión estatal, que se encuentra en un lugar en el que las fuerzas de la OTAN no podrán alcanzarle y matarle.

«Les digo a los cruzados cobardes que estoy en un lugar en el que no podéis alcanzarme y matarme», afirmó el mandatario en el mensaje transmitido por la televisión Al Jamahiriya. Estas declaraciones son las primeras que realiza Gadafi después de que el jueves las fuerzas de la OTAN bombardearan su complejo residencial de Bab al Aziziyah, en Trípoli.

El líder libio explicó que ha decidido hacer esa declaración después de recibir un número «masivo» de llamadas preguntándole por su estado de salud tras el ataque de la Alianza Atlántica contra su residencia.

El ministro de Asuntos Exteriores italiano, Franco Frattini, aseguró ayer que el obispo de Trípoli, Giovanni Innocenzo Martinelli, le había transmitido que Gadafi estaba herido y no se encuentra en Trípoli.

Herido y fuera de Trípoli

«Tiendo a dar credibilidad al comentario del obispo de Trípoli, monseñor Martinelli, con el que hemos estado en estrecho contacto en las últimas semanas, cuando nos dice que muy probablemente está fuera de Trípoli y también probablemente está herido», dijo el jefe de la diplomacia italiana en declaraciones a la prensa en su país.

Las fuerzas de la OTAN desplegadas en la misión en Libia están bombardeando objetivos del régimen de Gadafi como parte del mandato de Naciones Unidas para proteger a la población civil. El régimen de Gadafi afronta desde hace tres meses una revuelta popular en la que los rebeldes controlan el este del país.