0

El Gobierno reforzará la seguridad de las embajadas españolas en el Norte de Africa, el Sahel, Afganistán y Pakistán tras la muerte de Bin Laden y se pondrá en contacto con las empresas y cooperantes que trabajan en esas regiones para alertarles de que hay que extremar las medidas de protección.

El vicepresidente primero del Ejecutivo, Alfredo Pérez Rubalcaba, anunció estas medidas tras la reunión que mantuvo en La Moncloa con el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y las ministras de Asuntos Exteriores, Trinidad Jiménez, y Defensa, Carme Chacón.

Amenazas a España

«No creo que la muerte de Bin Laden suponga un riesgo adicional para España», subrayó Rubalcaba al comentar la posibilidad de que el lugarteniente de Bin Laden, Ayman al Zawahiri, quien ha amenazado a España en varios vídeos, le suceda al frente de la red terrorista. No obstante, insistió en que puede haber represalias y señaló que «las próximas semanas y meses pueden ser delicados» para los intereses españoles en el extranjero.

Después de que el Estado Mayor de la Defensa ordenara extremar las medidas de autoprotección a las tropas desplegadas en Afganistán y Líbano, el vicepresidente señaló que al Gobierno le «preocupan» algunas embajadas y que se va a proceder a reforzar su seguridad.