La batalla de Sirte

Los rebeldes lanzan la ofensiva sobre la ciudad donde nació Gadafi y ya controlar los accesos

| Bruselas |

Valorar:

Las ganas no bastaron para que los rebeldes alcanzaran ayer Sirte, ciudad natal del dirigente libio, Muamar el Gadafi, clave para alcanzar Trípoli, ya que se toparon por el camino con una fuerte resistencia en el Valle Rojo y Nafauliya. Tras el rápido avance del domingo, cuando tomaron en un solo día cuatro ciudades -Ajdabiya, Ras Lanuf, El Aguila y Ben Yauad-, los revolucionarios vieron detenida su progresión, pese a que daban por tomada Sirte la pasada madrugada, tras los intensos bombardeos de las fuerzas de la coalición internacional.

En Ben Yauad, el punto más al oeste bajo control rebelde, un miliciano advertía ayer a los vehículos civiles que pasaban en dirección a Nafauliya, a unos 15 kilómetros, que no continuaran porque había combates.

Tráfico

El tráfico de «pick ups» de rebeldes pertrechados con lanzacohetes, fusiles «kalashnikov» y piezas de artillería era incesante y levantaba una intensa polvareda en el camino situado en mitad de la nada, donde al final se vislumbraban las primeras casas de Ben Yauad. «La información es bastante confusa.- indicó un miliciano que no deseó identificarse-. Esta mañana (ayer) nos dijeron que Sirte estaba liberada. Parece que en Nafauliya y en el Valle Rojo hay combates porque algunos leales a Gadafi no quieren rendirse».

A lo lejos se escuchaba ruido de disparos y se observaba una columna de humo por el impacto de la artillería de Gadafi, «son misiles Grad», decían los rebeldes. Algunas furgonetas que venían de vuelta de Nafauliya transportaban rebeldes heridos en la batalla, uno de ellos con una herida de bala en una mano.

El presidente de Francia, Nicolas Sarkozy, y el primer ministro del Reino Unido, David Cameron, dijeron ayer que el líder libio Muamar el Gadafi «debe irse inmediatamente» porque «el régimen actual ha perdido toda legitimidad». En una declaración conjunta ambos pidieron a los partidarios de Gadafi que «le abandonen antes de que sea demasiado tarde».

«Llamamos a todos los libios que estiman que Gadafi lleva a Libia a la catástrofe a movilizarse desde ya para forjar un proceso de transición», añadieron los dos mandatarios en su mensaje. Sarkozy y Cameron consideran que la transición libia «podría organizarse alrededor del Consejo Nacional de Transición libio», al que Francia y el Reino Unido reconocen «un papel pionero».

Pero añaden que también pueden participar en esa transición los «representantes de la sociedad civil y todos los que quieran participar en un proceso de transición hacia la democracia».

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.