Soldados del Ejército libio vigilan las calles de Zauiya, unos 100 kilómetros al oeste de Trípoli, desde un tanque. | Efe - STR

0

La Unión Europea considera un «interlocutor político» al rebelde Consejo Nacional Libio de Transición (CNLT), según anunció el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, al final de una cumbre extraordinaria de la UE que ayer debatió la crisis libia.

Los líderes de la UE acordaron también estudiar «todas las opciones necesarias» para evitar que las fuerzas de Gadafi ataquen a la población civil, «si se demuestra que es necesario, hay una base legal clara y tienen apoyo en la región», añadió.

Pidieron también una cumbre especial conjunta de la UE, la Liga Àrabe y la Unión Africana para debatir la situación en Libia, e insistieron en que «el actual liderazgo debe dejar el poder ya mismo», recalcó Van Rompuy, quien aseguró que el CNLT es para la UE «un interlocutor fiable», ya que «no queremos tratar con Gadafi».

El responsable europeo reconoció que algunos de los dirigentes del CNLT son ex ministros destacados de Gadafi, pero subrayó que «tomaron una decisión valiente de dejar el régimen y tomar partido por la rebelión, incluso poniendo en riesgo sus vidas». El Consejo Nacional libio «es suficientemente fiable en este momento para tratar con él», añadió.

Medios militares

En cuanto al estudio de las opciones posibles para evitar los ataques de las fuerzas de Gadafi contra la población, un eufemismo para el uso de medios militares, Van Rompuy recalcó que un mandato de la ONU sería uno de los posibles marcos legales, pero dio a entender que podría haber otras opciones.

El responsable europeo dijo que no había nada que añadir a la frase con las tres condiciones ya señaladas, porque «es clara y esa es nuestra postura».