0

Miles de mujeres se dieron cita ayer en el centro de Milán, en el norte de Italia, para pedir la dimisión del primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, a raíz del escándalo por el 'caso Ruby', en el que el mandatario es investigado por incitación a la prostitución de menores.

Según el diario L'Unita, más de 10.000 mujeres salieron a la calle para protestar contra el jefe del Gobierno italiano y con el objetivo de «restablecer la dignidad a Italia».

Ataviadas con una bufanda blanca «en señal de luto por el estado en que se encuentra Italia», miles de mujeres acudieron a la plaza de la Scala a este acto en el que también tomaron parte numerosos hombres.

Los manifestantes portaban carteles que rezaban «Ilda eres grande», en alusión a la fiscal milanesa que ha conducido las pesquisas contra Berlusconi, o «No quiero pasar por Arcore (casa de Berlusconi en Milán) para hacer política».

Promovido por el diario L'Unita, periódico próximo a la izquierda, y organizado por diferentes colectivos de mujeres, con la adhesión del sindicato de la Cgil y de las fuerzas políticas progresistas, la movilización precede a los numerosos actos previstos en contra de Berlusconi para febrero.

A domicilio

Así, el diario La Repubblica destaca en su edición digital de ayer que el próximo 6 de febrero el movimiento Popolo Viola (Pueblo Violeta) ha convocado una manifestación en las inmediaciones de la residencia que Berlusconi tiene en la localidad de Arcore, cerca de Milán, y donde supuestamente se celebraban fiestas de índole sexual.

El Popolo Viola ha promovido además numerosas sentadas para el 12 de febrero bajo el eslogan «Italia no es una República fundada sobre la prostitución».

Entre las movilizaciones previstas contra el mandatario, también está la anunciada por el principal partido de la oposición, el Partido Demócrata (PD), que llevará a cabo una recogida de firmas por toda Italia para pedir la dimisión de Berlusconi.

El secretario general del PD, Pier Luigi Bersani, anunció en los últimos días que el objetivo de la formación es el de recoger, para el próximo 8 de marzo, Día de la Mujer, diez millones de firmas que pidan la renuncia de Berlusconi.