Berlusconi tiene pendiente procesos por evasión fiscal y fraude, soborno e inducción a la prostitución de menores. | TONY GENTILE

0

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi y su partido, Pueblo de la Libertad, han convocado una manifestación para el próximo 13 de febrero para «defender» al mandatario de la «justicia politizada», después de que la Fiscalía de Milán abriera un proceso contra el mandatario italiano por prostitución de menores y abuso de poder por el llamado 'caso Ruby'.

El proceso abierto por la Fiscalía ha sacado a la luz las supuestas fiestas del primer ministro en la villa de Arcore en las que, según la Fiscalía, Berlusconi habría mantenido relaciones sexuales con la joven marroquí Kharima El Mahroug, alias 'Ruby', cuando era menor de edad. Un proceso que Berlusconi considera una «persecución» contra él por parte de los jueces para «echarle del cargo».

De forma paralela, la Fiscalía de Roma ha reabierto el proceso 'Mediaset' contra el primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, acusado de evasión fiscal en la compraventa de los derechos de autor de las televisiones de la empresa Mediaset, propiedad de Berlusconi.

Legítimo impedimento

El proceso había sido suspendido el pasado 19 de abril, en la fase de las pruebas testimoniales, cuando los hechos fueron remitidos al Tribunal Constitucional para que decidiera sobre el llamado 'legítimo impedimento'.

El 'legítimo impedimento', un decreto impulsado por el ministro de Justicia, Angelino Alfano, permitía que Berlusconi alegara «problemas de agenda con compromisos oficiales» para suspender los tres procesos interpuestos contra él por la Fiscalía. Finalmente, el Tribunal Constitucional dejó a los jueces ordinarios la decisión de declarar 'legítimos' estos compromisos oficiales, lo que ha dado la posibilidad de reabrir los procesos.

Berlusconi tiene ahora pendientes cuatro procesos contra él, dos por evasión fiscal y fraude en la gestión de sus empresas Mediatrade y Mediaset y otro por sobornar al abogado británico David Mills para que mintiera en un juicio. El último, el ya citado proceso abierto por la Fiscalía de Milán contra el mandatario por inducción a la prostitución de menores y abuso de poder, el llamado 'caso Ruby'.