La nieve colapsó ayer las redes viarias del sur de Inglaterra en el peor temporal otoñal en dos décadas. Fotos: REUTERS | LUKE MACGREGOR

0

La llegada anticipada del invierno en Europa originó ayer enormes problemas en los transportes y cortes de suministros de energía.

La ola de frío y nieve en Alemania obligó al aeropuerto internacional de Fráncfort, el de más tráfico del continente europeo, a anular numerosos vuelos por tercer día consecutivo.

Numerosos pasajeros quedaran atrapados el martes por la noche en dicho aeropuerto, donde fueron montadas salas especiales con unas 400 camas de campaña.

En Berlín, las temperaturas cayeron de madrugada hasta los 12 grados bajo cero.

En Francia quedaron bloqueadas carreteras del centro y el este, al tiempo que se ha anulado un 20 por ciento de los trenes de alta velocidad entre París y el sureste del país.

22 grados bajo cero

El Centro Nacional de Información Vial informó de la prohibición en gran parte de los ejes viarios de la circulación de camiones y unos 10.000 permanecieron inmovilizados durante la noche. En la región de Jura se alcanzaron temperaturas de hasta 22 grados bajo cero.

En Portugal, las intensas nevadas caídas en diferentes puntos del centro y el norte llevaron a las autoridades a mantener cortadas 31 carreteras, sobre todo en zonas del este y del noreste fronterizas con las provincias españolas de Salamanca y Orense.

El temporal de frío que afronta desde este fin de semana la Península Ibérica ha complicado el tráfico y ha llevado a los servicios de Protección Civil a aumentar la alerta.

Un frente frío cruzará rápidamente gran parte de la Península a partir de mañana, según la predicción dada ayer a conocer por la Agencia Estatal de Meteorología para los días del puente de Diciembre.

El frente frío dará lugar a lluvias en Galicia, que se trasladarán al centro peninsular y, después al sureste.

Las precipitaciones serán de nieve con cotas de 300/400 metros en el norte, de 500 a 700 en el centro y de 600 a 900 metros en el sur y en Baleares.

Se producirán heladas generalizadas en el interior peninsular, probablemente de moderadas a fuertes en zonas altas de la mitad norte.