0

Al primer ministro británico, Gordon Brown, le salió ayer un contratiempo de nombre Gillian Duffy. En un acto de campaña, el primer ministro laborista no aceptó de buen agrado las preguntas de la mujer, de 65 años, hasta tal punto que el 'premier' la calificó de «intolerante» cuando pensaba que no le oía nadie y criticó que le hubiese puesto en aprietos.
La polémica, noticia del día en el Reino Unido, se zanjó con una disculpa pública del 'premier' y con una visita a la casa de la aludida.
Todo ocurrió por la mañana en un acto en Rochdale (norte de Inglaterra), durante el que Brown intercambió unas palabras con Gillian Duffy. Mientras entraba en el coche, y sin percatarse de que seguía llevando el micrófono de la cadena Sky News y que éste estaba abierto, el primer ministro trasladó a un ayudante su malestar por el intercambio que había mantenido con la mujer.
«Ha sido un desastre»
«Ha sido un desastre, nunca deberían haberme puesto con esa mujer, ¿de quién fue la idea? Es ridículo», señaló molesto Brown. Al preguntarle su ayudante el porqué de su malestar, replicó: «Es simplemente el tipo de mujer intolerante que dice que solía ser laborista».
Posteriormente, durante una entrevista en BBC Radio 2 y tras escuchar sus propias palabras, el primer ministro no dudó en disculparse. «Pido disculpas si he dicho algo que haya sido hiriente», afirmó. Posteriormente, llamó por teléfono a la mujer para disculparse en persona por lo sucedido e incluso se personó en su casa.
A la salida de la vivienda, donde permaneció unos 40 minutos, el 'premier' volvió a pedir disculpas y se definió como un «pecador arrepentido» ante las decenas de periodistas que se agolpaban en la puerta.
Por su parte, la mujer expresó su malestar tras escuchar lo que había dicho de ella el primer ministro. «Estoy muy ofendida, él es una persona educada, ¿por qué ha salido con palabras como ésas?», se preguntó. «Se supone que dirige el país y una mujer corriente va y le pregunta algo que mucha gente querría preguntarle (...) y va y me llama intolerante», le reprochó.