0

La canciller alemana, Angela Merkel, defendió ayer el debate abierto sobre la posible creación de un fondo monetario europeo para ayudar a los socios en dificultades y propuso para ello reformar los tratados vigentes, entre ellos el de Maastricht. La iniciativa cuenta también con el apoyo expreso del presidente de Francia, Nicolas Sarkozy.
«Necesitamos capacidad de acción», dijo la canciller durante un encuentro con los medios internacionales acreditados en Berlín, en el que subrayó que «los instrumentos actuales no son suficientes para afrontar la situación» ni para evitar crisis similares en el futuro.
Merkel atribuyó a su ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, la iniciativa para la creación de dicho fondo, que «ahora debe ser definido», y subrayó que para llevar adelante esa idea no es necesario redactar un nuevo tratado, sino «modificar el actual».
Quién paga y cómo
La canciller dijo que entre las «muchas cuestiones por aclarar» a la hora de diseñar el fondo figura, por ejemplo, definir «quién paga y cómo, y cuán independiente sería de la Comisión Europea».
«De momento estamos hablando de una aportación a una amplia discusión, que yo apoyo en principio», puntualizó.
La líder cristianodemócrata explicó que Grecia ha demostrado que algunas ideas del Pacto de Estabilidad Europeo no funcionan para casos de crisis extrema como la actual, pues el mecanismo de sanciones actual exige a un país que, cuando lo que necesita es ante todo dinero, tenga que pagar por incumplir las normas.
Merkel reafirmó la intención de Alemania, Francia, Grecia y Luxemburgo de lanzar una iniciativa para poner coto a las embestidas contra Grecia a través de los seguros de impago de deuda/créditos (Credit Dafault Swaps).
Indicó que estos productos «no pueden prohibirse del todo», pero sí imponer una serie de limitaciones y obligarlos a una mayor transparencia.