Imagen de la reunión que se celebró en el Vaticano, presidida por Benedicto XVI, para abordar los abusos sexuales de sacerdotes a niños en Irlanda. | OSSERVATORE ROMANO / HANDOUT

0

El Papa se reunió ayer por tercera vez en el Vaticano con los obispos de Irlanda para tomar medidas contra los casos de abusos cometidos durante años a menores por curas católicos en ese país, hechos que le tiene «muy preocupado», según dijo el primado irlandés, Sean Brady.
La reunión, que se prolongará también hoy, es posible que en ella Benedicto XVI de a los prelados la carta que prometió a los fieles católicos irlandeses el pasado mes de diciembre, en la que les indicará «claramente», según dijo, las iniciativas adoptadas para responder a la situación.
Carta del Papa
La carta podría ser ya leída el Miércoles de Ceniza en las iglesias irlandesas, según señalaron fuentes vaticanas.
A la reunión asistieron el cardenal arzobispo de Armagh y primado de Irlanda, Sean Brady, y el arzobispo de Dublín, monseñor Diarmuid Martin.
El cardenal Bertone, 'número dos' de la Santa Sede dijo que el objetivo del Vaticano y de la Iglesia irlandesa es «la tutela de los niños».
La reunión de ayer es la continuación de las celebradas los pasados meses de junio y diciembre en el Vaticano, en las que el Papa reiteró su «tolerancia cero» para estos casos, en la misma línea que ya adoptó con hechos similares en EEUU y Australia. El Obispo de Roma calificó de «crímenes atroces» los abusos contra los menores.