0

La secretaria de Estado de EEUU, Hillary Clinton, se reunió ayer con el rey saudí, Abdalá bin Abdelaziz, en Riad, con quien trató el programa nuclear de Irán, país que considera que se está convirtiendo en «una dictadura militar».
Clinton y Bin Abdelaziz analizaron, además, los últimos acontecimientos en la causa palestina, los esfuerzos internacionales para reactivar el estancado proceso de paz entre palestinos e israelíes y las perspectivas de cooperación entre sus países.
Por su parte, el canal de televisión emiratí Al Arabiya, con capital saudí, señaló que el programa nuclear iraní es uno de los principales puntos que Clinton está tratando en sus reuniones con responsables locales.
La jefa de la diplomacia estadounidense llegó a Arabia Saudí tras visitar Qatar, donde afirmó que la República Islámica se está convirtiendo en «una dictadura militar» y opinó que las instituciones civiles y líderes religiosos están siendo suplantados por la Guardia Revolucionaria.
La Guardia Revolucionaria
«La Guardia Revolucionaria está suplantando al Gobierno de Irán (...). Vemos que el Gobierno de Irán, el líder supremo, el presidente, el Parlamento, están siendo suplantados», dijo Clinton en un foro con jóvenes en la capital de Qatar, Doha.
En la misma reunión, Clinton reiteró sus comentarios de ayer ante el Foro EEUU-Mundo Islámico, celebrado también en Qatar, y señaló que su país solo dialogará con Irán, si el régimen de Teherán se compromete a colocar bajo supervisión internacional su programa de desarrollo nuclear.
«Es importante para la paz en la región que Irán no acceda a armas nucleares. (Los iraníes) tendrán que tomar una decisión sobre la dirección que quieren llevar», agregó Clinton en el foro con los jóvenes.
Clinton advirtió ayer de «que la postura de Irán no deja otra opción a la comunidad internacional más que endurecer las sanciones» y hacer pagar a Teherán «un precio más alto».
La gira de Clinton por la región se produce después de que el pasado día 11 las autoridades iraníes anunciaran el inicio del proceso de enriquecimiento de uranio al 20 por ciento en la planta nuclear de Natanz.