0

El meteorito Murchison, que llegó a la Tierra hace 40 años, contiene millones de componentes orgánicos no identificados antes que pertenecerían a los inicios del Sistema Solar, según un estudio del Instituto de Química Ecológica del Centro Helmholtz de Munich en Oberschleissheim (Alemania) que se publica en la revista 'Proceedings of the National Academy of Sciences' (PNAS).

Los descubrimientos indican que nuestro sistema solar primigenio contenía una variedad de componentes químicos orgánicos que probablemente superaba la diversidad molecular que existe en la Tierra.

Estudios anteriores del meteorito Murchison, que aterrizó en Australia en 1969, revelaron la presencia de una compleja mezcla de componentes orgánicos grandes y pequeños, incluyendo aminoácidos.

Los científicos, dirigidos por Philippe Schimtte-Kopplin, examinaron posteriormente el meteorito rico en carbono con espectroscopia estructural de alta resolución y descubrieron señales que representaban a más de 14.000 composiciones elementales diferentes.

Los autores calculan que el meteorito debía contener varios millones de componentes orgánicos diferentes debido a las formas en las que las moléculas orgánicas con la misma composición pueden organizarse en el espacio.

Se cree que el meteorito Murchison se originó en los primeros días del sistema solar, quizás incluso antes de que se formara el Sol hace 4.650 millones de años. El meteoro probablemente atravesara nubes primordiales en los inicios del sistema solar, tomando a su paso componentes químicos orgánicos.

Los autores sugieren que el seguimiento de la secuencia de las moléculas orgánicas en el meteorito podría permitirles crear una línea temporal de la formación y alteración de las moléculas en su interior.