Trafico de la estimación de voto final al Consell de Mallorca si las elecciones fueran hoy. | Redacción Digital

32

El PSOE sería la fuerza más votada en las elecciones del próximo domingo al Consell de Mallorca pero la izquierda podría perder la mayoría absoluta –17 escaños–, de manera que el PI tendría la llave para decantar el gobierno hacia la izquierda o la derecha, según la encuesta que el Instituto Balear de Estuidos Sociales (IBES) realizó entre el 13 y el 16 de mayo para Ultima Hora.

Si esta proyección se materializara, el PSOE se convertiría por primera vez en la fuerza más votada en la institución insular, pese a cosechar menos de una cuarta parte del total de sufragios. El Partido Popular perdería siete puntos en relación a 2015 y quedaría en segunda posición y Més, que también se dejaría tres puntos respecto a los comicios anteriores, conseguiría mantenerse como tercera fuerza. Ciudadanos casi doblaría el número de votos y se situaría como el cuarto partido, por delante de Podemos, que según el sondeo perdería tres puntos. Con un 8 % de los sufragios, Vox entraría en la institución con dos o tres consellers, los mismos que obtendría el PI.

Por bloques, la izquierda –la suma del PSOE, Més per Mallorca y Podemos– se haría con el 49 por ciento de los votos, mientras que la derecha –PP, Cs, Vox y también el PI– obtendría el 48 por ciento. Cabe remarcar que, en 2015, la izquierda –incluyendo a Guanyem, que no obtuvo representación– se llevó el 51 por ciento de los sufragios y la derecha –entonces sin Vox– el 44 por ciento.

Noticias relacionadas

El panorama que dibuja la encuesta es igualmente ajustado en el reparto de asientos. Por la parte baja de la horquilla, la izquierda suma catorce consellers, cuatro menos de los que consiguió en 2015 y tres por debajo de la mayoría absoluta. Los partidos de derecha, que obtendrían quince asientos por la parte baja de la horquilla, tampoco alcanzarían la mayoría absoluta. Los bloques sí suman por la parte alta: la izquierda lograría dieciocho consellers y la derecha diecinueve.

Ante este escenario, el PI, que se erige como el único partido capaz de alcanzar acuerdos con uno y otro bloque, podría tener la llave del futuro gobierno de la institución. No obstante, se debe recordar que el partido de Jaume Font ya ha advertido varias veces de que no formaría gobierno con «radicales», en referencia a Vox y Podemos.

El próximo domingo se corregirá o confirmará la proyección. En cualquier caso, ni uno solo de los que encabezaron las distintas candidaturas en las elecciones de 2015 volverá a ocupar su puesto en el Consell, dado que todas las formaciones políticas han renovado (en menor o mayor medida) las listas.