Crida per Palma, en un acto electoral en Plaza de Cort.

13

La Crida per Palma ha realizado este domingo un vermut simbólico en mitad de la plaza de Cort con el objetivo de denunciar la privatización que padece el espacio público en Palma por la presencia de un número exagerado y descontrolado de terrazas, según han manifestado en un comunicado.

«La plaça de Cort, que tendría que ser símbolo de la soberanía popular de los vecinos y vecinas de Palma, se ha convertido en una zona de bares para turistas, tenemos que recuperar el espacio público», ha dicho Domènech, cabeza de lista de la Crida per Palma.

La candidatura municipalista, que es presenta por primera vez a las elecciones municipales de Palma, ha realizado esta acción con el objetivo de poner sobre la mesa que la ordenanza de ocupación de la vía pública aprobada en esta legislatura contribuye a consolidar el modelo ciudad- escaparate de mercancías con el espacio público que es de todos.

Domènech ha dicho que «el gobierno de la izquierda pocavergonya perdió una oportunidad, y eligió seguir alimentando el modelo de las terrazas existente».

En este sentido, ha dicho que derogarán la actual ordenanza y propondrán otra alternativa, mediante un proceso participativo que priorice los intereses de los vecinos.