El presidente de Ciudadanos, Albert Rivera (c), encabeza un acto político celebrado este domingo en la localidad madrileña de Las Rozas. | Juan Carlos Hidalgo

6

El líder de Ciudadanos y candidato a la Presidencia del Gobierno, Albert Rivera, ha instado a sus adversarios del PSOE y del PP, Pedro Sánchez y Pablo Casado, a ser «honestos» y, como ha hecho la formación naranja, decir a los españoles con qué fuerzas políticas pactarán para gobernar tras las elecciones generales.

«Que sean honestos y lo digan», ha dicho este domingo durante el mitin central de la precampaña de Ciudadanos en el Centro Multiusos El Montecillo, en Las Rozas (Madrid), ante unas 4.000 ó 5.000 personas, al criticar que ni Sánchez ni Casado digan «con quién van a gobernar» a la hora de pactar con otros partidos para alcanzar la mayoría absoluta.
Rivera, acompañado por la Ejecutiva del partido y por los principales candidatos al Congreso, ha afirmado que el PSOE «ha gobernado nueve meses con los separatistas y con Podemos», y se ha mostrado convencido de que «lo volverá a hacer» tras los comicios del 28 de abril. De hecho, cree que Sánchez «está amarrando ya» los escaños de Podemos, ERC, el PDeCAT, el PNV y Bildu.

Por eso le ha dicho a Casado que «a ver si espabila» y acepta la mano que le ha tendido Cs para formar un Gobierno de coalición. «Vamos, levante el ánimo, que hay que sumar y echar a Sánchez, ¡un poquito de energía!», ha manifestado en el acto de Las Rozas, donde el partido ha presentado su lema de campaña «¡Vamos Ciudadanos!» y la imagen del candidato, una fotografía de Rivera caminando.

El presidente de la formación naranja ha asegurado que «si hay un escaño más» para evitar que Sánchez llegue a la Moncloa con Podemos y las fuerzas nacionalistas e independentistas, Ciudadanos va a intentar gobernar España, y ha advertido de que la diferencia entre un bloque y otro va a ser de solo «uno, dos o tres escaños».

Aunque algunos crean que es muy complicado echar al PSOE del poder, Rivera ha recalcado que él sí cree en la victoria. «Porque lo he visto con mis propios ojos», ha dicho tras recordar que también parecía difícil ganar a los nacionalistas en Cataluña o expulsar a los socialistas de la Junta de Andalucía. «Si lo hemos hecho en Cataluña y en Andalucía, lo haremos también en España», ha subrayado.

El presidente de Cs ha intervenido en último lugar, después de la portavoz de la Ejecutiva y líder del partido en Cataluña, Inés Arrimadas --cabeza de lista por Barcelona al Congreso--, que ha recibido tantos o más aplausos que el propio Rivera. Previamente, Edmundo Bal, Sara Giménez y Marcos de Quinto, candidatos independientes que ocupan los primeros puestos de la lista por Madrid, han explicado por qué se han sumado a Ciudadanos.

Rivera ha insistido en que lo importante no es cuántos escaños consiga en las urnas Ciudadanos o cuántos obtenga el PP, porque el objetivo de ambos --a Vox no se ha referido en ningún momento-- debe ser poder sumar una mayoría que les permita gobernar España juntos.

El candidato de Cs quiere «superar las dos Españas» y abrir una nueva etapa con un proyecto «liberal, progresista y abierto» que defienda una economía liberal, promueva la regeneración democrática, garantice la igualdad de todos los españoles y lidere un pacto nacional por la educación. «¿Queréis eso? ¡Pues vamos!», ha exclamado entre gritos de «¡presidente'!».

Según ha señalado, «España no puede soportar cuatro años con un Gobierno Frankenstein» y sin emprender las grandes reformas que, a su juicio, deberían haber impulsado el PP y el PSOE y no o hicieron. Así, ha mencionado la supresión de los aforamientos políticos, la reforma de la ley electoral, la «ley antidedazos» y distintas medidas para «recuperar la igualdad» entre los ciudadanos independientemente del territorio donde vivan.

Además, ha afirmado que luchará para que el futuro de España no esté «en manos de los que se la quieren cargar» y que si es presidente, no habrá «ni un solo pueblo de Cataluña ni un rincón de España donde no esté vigente la Constitución».

Por último, ha recalcado que Ciudadanos va a defender a «todas las familias», sin importar si son parejas casadas o no, si están formadas por un hombre y una mujer o si son homosexuales, si tienen hijos biológicos, adoptados o por gestación subrogada. Mientras «hay partidos a nuestra derecha y a nuestra izquierda que no creen en todas las familias», ha indicado.

Arrimadas, por su parte, ha reivindicado a Cs como «el partido de la valentía», que se ha enfrentado a los nacionalistas en Cataluña y ha defendido a los catalanes no independentistas. «Sánchez, desde el Gobierno, no ha hecho absolutamente nada por nosotros, y el PP de Mariano Rajoy tampoco», ha criticado.

La dirigente 'naranja' ha dicho a los electores que cuando tengan que elegir entre votar al PP y votar a Cs, tengan en cuenta que Rivera «se ha partido la cara en Cataluña desde 2006», ha trabajado fuera de la política y es capaz de «atraer al centro» a políticos socialistas y 'populares'.

Para Arrimadas, el PP y el PSOE «se parecen mucho» y han cometido los mismos errores en distintos aspectos. Pero lo que ahora es una «emergencia nacional», a su modo de ver, es «sacar a Sánchez de la Moncloa», para así sacar también «al nacionalismo y al populismo».
«Es un peligro público», ha advertido, censurando además que el Gobierno hablara con Bildu para conseguir sus votos en el Congreso y así aprobar los últimos decretos leyes.

El abogado del Estado Edmundo Bal, cesado por el Ejecutivo de Sánchez por sostener que en el proceso independentista en Cataluña hubo violencia, ha afirmado que «este régimen quiere adhesiones incondicionales» y que «le molesta mucho la discrepancia» y «la verdad».

«El PSOE no quiere hablar en la campaña de Cataluña, pero aquí estoy yo para recordarle lo que ha pasado», ha añadido, criticando también que ahora parezca que «la soberanía nacional reside en (Miquel) Iceta», líder del PSC, en lugar de en todos los españoles, como dice la Constitución.

El 'número dos' de Rivera en la candidatura por Madrid y exvicepresidente de Coca-Cola, Marcos de Quinto, ha subrayado que Ciudadanos defiende la libertad en todos los ámbitos, tanto el económico como el de los derechos individuales, y en eso se diferencia de la izquierda y la derecha. «Es un partido sin complejos que está donde tiene que estar», ha agregado.

De Quinto ha incidido en que lo que hay que hacer para resolver los problemas del paro o las pensiones es pensar «cómo generar riqueza», para lo cual ve necesario tomar medidas para favorecer la inversión privada. «Eso se consigue con una España unida, con estabilidad social y política, con seguridad jurídica, una España moderna y regenerada» que «ponga las cosas fáciles a los empresarios», ha detallado.

Por último, Sara Giménez, de la Fundación Secretariado Gitano, ha apostado por construir «una sociedad unida e intercultural» y por defender la igualdad de todas las personas, sea cual sea su etnia, origen geográfico, género u orientación sexual. Ciudadanos es «un partido que abre las puertas a la diversidad, le pese a quien le pese», ha manifestado.