Alejandro López, secretario de Organización de Podemos en Balears. | Joan Torres

7

Podemos Islas Baleares y Esquerra Unida IB han llegado a un acuerdo para concurrir de forma conjunta bajo la marca de Unidas Podemos a las próximas elecciones autonómicas, insulares y a las locales para el Ayuntamiento de Palma que se celebrarán el 26 de mayo de 2019.

Ambas formaciones han acordado que Podemos ocupará las seis primeras posiciones en la candidatura por Mallorca y las tres primeras en Ibiza. Por otra parte, el cabeza de lista por Menorca de la confluencia será de EUIB, han informado este jueves en un comunicado.

El acuerdo lo han alcanzado las ejecutivas de ambas formaciones y supone que han logrado consenso en relación con la formación de las listas para los consells y el Ajuntament de Palma. Los dos partidos siguen trabajando para «extender la unidad a todos los municipios posibles».

El secretario de organización de Podemos, Alejandro López, ha calificado el acuerdo como «necesario para afrontar los retos políticos actuales» porque permite reforzar su espacio electoral «a todos los niveles territoriales en las Islas y ofrecer una opción de gobierno progresista real y solvente a la gente de Baleares».

«Nuestro objetivo es sumar, siendo una fuerza política de mayorías, capaz de afrontar los problemas de la gente y encaminar estas islas hacia una sociedad más justa e igualitaria, por eso vemos imprescindible que el próximo gobierno del 2019 sea un gobierno progresista donde Unidas Podemos tenga fuerza y se puedan aplicar políticas que realmente solucionen los problemas de la gente», ha agregado López.

El coordinador general de EUIB, Juanjo Martínez, cree que el pacto «permitirá que las clases populares trabajadoras puedan tener un referente electoral que sea capaz de hacer una mejora de sus condiciones de vida y hacer frente a las amenazas de las políticas antisociales de la Unión Europea».

Considera que el acuerdo permitirá llevar a la práctica en las Baleares «unas políticas que vayan firmemente a su mejora de derechos, ya sean democráticos, sociales, laborales o de cualquier tipo, a fin de generar unas Islas Baleares más justas, más limpias, más ecologistas, más feministas y, en definitiva, más solidarias».