Ensenyat, aplaudido a su llegada a la sala de prensa para valorar los resultados electorales. | Joan Torres

46

«El objetivo de romper el bipartidismo no ha sido posible», afirmó ayer el candidato al Congreso de PSM-IV-ExM-Equo, Miquel Ensenyat, al filo de las 22.30 de la noche, tras confirmar que la coalición se había quedado a las puertas de lograr, por primera vez, un escaño en el Congreso. No obstante, la coalición «se consolida como tercera fuerza de Balears» con 31.378 votos (el 7,16%) al cien por cien escrutado, «nos han faltado unos 9.000 votos», dijo. Ensenyat se mostró satisfecho por unos resultados mejores que los obtenidos en las elecciones generales de 2008, cuando el PSM se presentó en una coalición nacionalista con UM y ERC que consiguió 25.454 votos, un 5,3% del total.
Acompañado por el número dos al Congreso, David Abril, y los cabezas de lista al Senado, Jaume Catalá y Francisca Mas, Ensenyat añadió que «ni yo ni ninguno de nosotros necesitamos escaños, ni sillas, ni cargos públicos para seguir trabajando por la gente y el pueblo que queremos y así lo vamos a seguir haciendo».
Pocos medios
El candidato explicó los resultados (peores que los cosechados en las elecciones autonómicas de mayo) en la dificultad para competir «con el bombardeo constante del PP y PSOE». «Hemos tenido muy pocos medios para hacer campaña, en comparación con estos dos partidos. Ha sido la lucha de David contra Goliat, estamos en desigualdad de oportunidades, pero así y todo entendemos que los resultados son magníficos, nos hemos quedado muy cerca», aseguró.
Sobre la mayoría absoluta del Partido Popular declaró que «no se ha de convertir en una carta blanca. Los populares deben tener en cuenta que representan sólo a un porcentaje de la población que fue a votar y mantener el diálogo social». Pero mostró su temor de que estos comicios traigan más recortes en el estado de bienestar, «unas reducciones que ya se están notando en las islas y en otras comunidades», anotó. «Me da pena que sea un sálvese quien pueda», apuntó al respecto. Además, apostó por que «de aquí a un año nadie en Balears sabrá quiénes son los diputados de estas islas».