Los indecisos tienen hasta el domingo para decidir su voto. | MIQUEL A CAÑELLAS

3

La campaña electoral de las elecciones generales del próximo 10 de noviembre entra en su recta final y los partidos políticos ya se han lanzado a la conquista del voto de los indecisos. Según la encuesta del CIS, publicada la semana pasada, hay más de un 30 % de indecisos.

Sin lugar a dudas, se trata de un caladero de sufragios muy importante, que influirá de forma decisiva en el resultado electoral que deparen las urnas el próximo domingo. ¿Cómo intentan los diferentes partidos atraer a los electores?

Los socialistas se aferran a la seguridad que da a los ciudadanos el partido que está en el Gobierno. Los expertos aseguran que en momentos de crisis (a España afectan especialmente la económica que ya se empieza a notar y la de Cataluña) los electores suelen votar al partido que está en el poder, en este caso el PSOE.

Por ello, el candidato socialista, Pedro Sánchez ya ha anunciado que si gobierna Nadia Calviño será la vicepresidenta económica; así como las medidas que adoptará. Sánchez también suele apelar al voto útil para evitar el bloqueo.

El PP recurre a la unidad del voto del centro derecha. En las elecciones generales del pasado 28 de mayo los populares tuvieron el peor resultado de su historia, debido a que el voto de centro derecha se repartió entre PP, Ciudadanos y Vox. Ahora el PP insiste en volver a unir el voto para evitar que gobierne la izquierda y su lema es 'Por todo lo que nos une'.

El candidato del PP, Pablo Casado, también hace un llamamiento al voto útil para evitar que tras las elecciones del 10N siga gobernando la izquierda. Además, se muestra mucho más centrado que en las elecciones del 28A e intenta dar imagen de hombre de Estado. Los expertos señalan que se ha dejado barba para reforzar esta idea.

Ciudadanos es el partido que peor llega a la recta final de la campaña y su líder Albert Rivera intenta lanzar mensajes directos y llamativos. Así, en las redes sociales ha aparecido con el perro de un miembro de su equipo de campaña; los animales suelen captar la atención de los usuarios de las redes sociales y la formación naranja no ha perdido esta oportunidad.

Los de Rivera también están apelando mucho a las familias y en sus actos es habitual incluso ver a niños en el escenario o que los candidatos hablen de ellos. Además, insisten mucho en las similitudes entre PP y PSOE; las críticas al bipartidismo son frecuentes.

Unidas Podemos intenta mostrarse como el partido que permitirá superar la crisis económica, que ya se está empezando a sentir, sin que sus consecuencias las paguen las clases medias y bajas.

La formación morada ha intentando volver a sus orígenes (sus actos son en círculo), pero sin dar una imagen tan agresiva. Su candidato Pablo Iglesias insiste en la necesidad de formar un Gobierno de coalición con el PSOE para que los socialistas cumplan sus compromisos electorales y no pacten con la derecha.

Vox intenta diferenciarse del resto de partidos, especialmente en temas relacionados con la inmigración, Cataluña o el cambio climático. La intención es posicionar a PP y Ciudadanos en el mismo lado que a Unidas Podemos, PSOE y Más País para lograr el voto de la derecha.

El candidato de Vox, Santiago Abascal, también intenta mostrar una imagen menos agresiva para no asustar a sus posibles electores. Además, es habitual verlo mostrar su lado más humano, como confesar que estaba nervioso en el debate electoral.

Más País también llega por debajo de las expectativas que había despertado cuando anunció que se presentaba a las elecciones del próximo 10 de noviembre; las encuestas señalan que será difícil que consiga grupo propio. Insisten en presentarse como el partido que desbloqueará la situación política y permitirá un Gobierno de izquierdas.

Su candidato, íñigo Errejón, es más cercano a los jóvenes debido a su edad y para contrarrestar esta situación ha recurrido a la exalcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que aunque no ha querido ir en listas sí participa en la campaña electoral.