Baleares: destino seguro

| Palma |

Valorar:
preload
La Guardia Civil patrulla por Punta Ballena el miércoles, horas antes del cierre ordenado por la Conselleria de Salut.

La Guardia Civil patrulla por Punta Ballena el miércoles, horas antes del cierre ordenado por la Conselleria de Salut.

Michel's

El turismo se recupera, pero a un ritmo lento, de forma pausada. En los últimos días se ha producido un parón en las reservas desde Alemania, provocado no porque el Govern hiciera obligatorio el uso de mascarillas, sino por las imágenes de descontrol que se publicaron días atrás. El gobierno y la inmensa mayoría de ciudadanos alemanes quedaron sorprendidos y estupefactos por el hecho de que no se respetara la distancia interpersonal ni se usara mascarilla. El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, mostró públicamente su rechazo y se filtró que el gobierno germano meditaba suspender todos los vuelos programados hacia Mallorca.

El Govern de Francina Armengol reaccionó con rapidez y el Butlletí Oficial de les Illes Balears publicó el pasado miércoles una resolución de la Conselleria de Salut i Consum que prohibía temporalmente toda actividad empresarial en la calle de la Cerveza (Miquel Pellisa), en la calle del Jamón (Pare Bartomeu Salvà) y en la calle Punta Ballena de Calvià. Ordenaba el cierre de todos los establecimientos de comercio, ocio y restauración, en principio hasta el 15 de septiembre. El jueves amplió el cierre a las calles General García Ruiz y Federico García Lorca en Magaluf. Y es que la gran prioridad del Govern, con el beneplácito de las mayores asociaciones empresariales y del sector turístico, es que Baleares sea un destino seguro.

La temporada no será buena y la práctica totalidad de los hoteleros solo aspiran a minimizar las pérdidas. Baleares, como destino de primer nivel, no puede permitirse pasar la temporada en blanco, más aun cuando los destinos tradicionalmente competidores han abierto sus establecimientos. Grecia, Turquía, Bulgaria, Croacia, Túnez, Egipto... intentan captar clientes presentándose en los mercados emisores como destinos seguros. Los hoteles mallorquines cuentan con un buen número de clientes repetidores, que acuden año tras año al mismo desplazamiento. Mantener la fidelización es otro de los objetivos de los empresarios que han optado por abrir.

La decisión del Govern de Baleares de obligar al uso de la mascarilla ha provocado un parón en las reservas, aunque evaluar el impacto económico de la medida aún es imposible. Los turistas reaccionan de forma diferente ante la COVID-19 y los empresarios de Baleares han detectado una alta concienciación de los alemanes. En general, no tienen ningún problema por cumplir de forma escrupulosa con todos los protocolos. Agradecen, además, las medidas de protección dispuestas por los establecimientos.

La situación evoluciona por momentos y, por ejemplo, el hecho de que desde el pasado día 10 los turistas provinientes de Inglaterra ya no tengan que quedarse en cuarentena a su regreso ha multiplicado las reservas. En todo caso, al menos de momento, Escocia, por ejemplo, mantiene aún la cuarentena para los viajeros a España.

El número de establecimientos abiertos se va incrementando de forma paulatina y puede alcanzar el 60% a mediados de agosto. Las ocupaciones siguen siendo extremadamente bajas, puesto que transitan entre el 30% y el 35%. No se prevé que mejoren de forma ostensible en agosto, aunque las previsiones más optimistas apuntan a un 50% de ocupación media y a una mejora en septiembre.

¿Y en 2021?

En el horizonte se vislumbra la temporada estival de 2021. Existe unanimidad en considerar que no será un buen año, aunque se prevé recuperar cierta normalidad. Las ferias turísticas tendrán en esta ocasión más importancia que nunca para incentivar la demanda.

Los hoteleros son rehacios a lanzar ofertas, aunque después de la actual temporada conseguir buenas ocupaciones en el verano de 2021 será un objetivo prioritario. La evolución de la demanda es aún una gran incógnita, aunque se espera una recuperación importante que permita ocupaciones notables. Preocupa la evolución económica de los países emisores, puesto que una crisis profunda, con una importante caída del Producto Interior Bruto, puede provocar que la demanda se retraiga.

Por otro lado, Turespaña publicó el pasado jueves día nueve un nuevo informe de seguimiento de indicadores y tendencias en los mercados emisores. En general, la evolución es positiva, si bien se ha apreciado un parón en las reservas tras la decisión del Govern de hacer obligatorio el uso de la mascarilla.

Alemania

El tráfico aéreo desde Alemania se ha normalizado, aunque la conectividad se ha reducido de forma sustancial. Las agencias de distribución minorista se encuentran en una situación complicada, si bien los turoperadores han comenzado a agilizar el pago de comisiones para dar liquidez a las agencias, aunque son cientos las que ya han cerrado sus puertas. El sector MICE así como el turismo de personas mayores, cruceros y grandes eventos están prácticamente paralizados. Las búsquedas directas se han disparado, pero también aumenta la demanda de paquetes turísticos por las garantías que ofrecen los turoperadores ante la posibilidad de una repatriación. El mercado alemán ha visto cómo se incrementaba la demanda de apartamentos turísticos y en los hoteles son mayoritarias las reservas con solo alojamiento. Además, el interés por los destinos domésticos que pueden realizarse en coche ha aumentado de forma notable. El gobierno federal ha lanzado una campaña estival promocionando las vacaciones domésticas en cualquiera de los 16 estados federados, que cuenta con importantes incentivos fiscales.

La demanda es creciente, aunque está muy lejos de alcanzar los niveles de 2019. Días atrás, ante las imágenes de aglomeraciones, se produjo un parón en las reservas. En cambio, en general, los alemanes han aceptado de buen grado el uso obligatorio de la mascarilla. De hecho, las agencias facturaron en junio un 85,8% menos que un año antes. El nivel de reservas anticipadas ha caído un 156,4% debido a las múltiples cancelaciones.

Reino Unido

El tráfico aéreo con el Reino Unido se está normalizando. Ryanair fue la primera aerolínea en volar a Balears y de forma paulatina fueron sumándose las compañías del grupo IAG (British Airways, Iberia y Vueling, Easy Jet, Wizz Air, Tui y Jet2. La conectividad, en todo caso, sigue siendo muy inferior a la de años anteriores. Los agentes de viajes coinciden en que el sector no iniciará una recuperación significativa hasta la primavera de 2021, no llegando a los niveles de 2019 antes de 2022 o 2023. En Gran Bretaña, líneas aéreas y turoperadores han fijado políticas muy flexibles para cancelaciones y cambios. Las reservas han experimentado un auge considerable desde que los viajeros procedentes de España no tendrán que estar en cuarentena. El Gobierno intenta potencia el turismo nacional. Ha decidido bajar el IVA turístico del 20% al 5% en una medida que ha sido demandada inmediatamente por el sector en España. Además, el gobierno británico incentiva el consumo en restaurantes, pubs y cafeterías con rebajas de hasta el 50% hasta agosto.

Francia

En Francia, la conectividad aérea se ha recuperado, aunque ha disminuido la oferta de asientos. Agencias de viaje y turoperadores retoman la actividad de forma paulatina. España es el tercer país por reservas de billetes de avión, por detrás de Grecia y Túnez. La demanda del turismo nacional ha aumentado y ganan la preferencia de los franceses los destinos de proximidad. Las reservas se están activando y superan con claridad a las cancelaciones.

Italia

La conectividad de España con Italia está previsto que caiga alrededor de un 18% durante el mes de julio, aunque podría mejorar un 3,6% en agosto. El turismo italiano busca ahora destinos no masificados, con actividades al aire libre... El consumidor italiano demuestra una mayor sensibilidad hacia el medio ambiente e interés por entrar en contacto con la cultura local y por vivir experiencias que enriquezcan el viaje.

Países Bajos

Las conectividad aérea de los Países Bajos con España se ha reanudado, aunque con menos conexiones. Baleares sigue siendo uno de los destinos más demandados, junto a Canarias. Las reservas a través de agencias han aumentado por la garantía que ofrece la compra de un paquete turístico que garantiza la repatriación en caso de cuarentena durante la estancia en el destino. Como también sucede en otros países, existe una clara tendencia a viajar en coche, a destinos cercanos o a quedarse en el propio país. España aparece como destino favorito en encuentras realizadas entre consumidores. Las noticias de nuevos focos en Galicia y Catalunya han tenido gran repercusión, lo que perjudica la imagen de España como destino seguro.

Suiza

Las diferentes compañías aéreas que operan tradicionalmente entre España y Suiza han ido reanudando la actividad. La reducción de la oferta de capacidad respecto a 2019 se estima en un 60%. Los tres principales turoperadores, que son Hotelplan, Koni y Tui, han reiniciado sus programas de viaje en julio. Universal Reisen, el mayor especialista en Mallorca, opera desde el pasado cinco de julio y piensa abrir sus diferentes establecimientos de forma escalonada. El gobierno promociona el turismo nacional, aunque los viajeros obtienen mejores precios en el extranjero. ‘Necesitamos confianza, necesitamos Suiza’, es el lema de la campaña que fomenta el turismo interior.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.