David Conde explica que BBVA pudo implantar el teletrabajo para el 90% de los empleados en solo 24 horas.

13

David Conde es desde julio de 2018 director de la Territorial Este de BBVA, que engloba Balears, Murcia y la Comunitat Valenciana. Considera que la liquidez a las empresas es vital para asegurar una salida rápida de esta crisis.

¿Cómo ha afectado la COVID-19 al banco?

Desde el primer momento actuamos para proteger la salud de empleados y clientes así como para garantizar la continuidad del negocio. En 24 horas el 90% de la plantilla teletrabajaba, y de las 53 oficinas que tenemos en las Islas, han trabajado más de 30 para atender las necesidades de los clientes. La banca es un sector esencial y somos parte de la solución a la crisis. Para ello pusimos a disposición 25.000 millones de euros a nivel nacional en créditos inmediatos, así como fondos de BBVA con aval del ICO y estamos muy contentos. Hemos firmado 1.800 operaciones ICO en Balears.

¿Qué otras soluciones han puesto a disposición de los clientes?
Por una parte, hemos podido ayudar en las necesidades de liquidez a empresas y autónomos. Pero también hemos querido ayudar a clientes particulares especialmente con una moratoria de seis meses en préstamos y de doce meses en préstamos hipotecarios. También trabajamos con el ISBA y estamos adelantando todas las prestaciones por desempleo al día 4 o 5. Creo que el sector en su conjunto es muy importante en la salida de la crisis. Por ello hacemos un acompañamiento con medidas económicas a los clientes y tenemos que darlo todo.

¿Qué diferencias hay entre esta crisis y la de 2008? ¿Esta será peor?
Son completamente diferentes. Esta caída es absolutamente vertical, es algo que yo no había visto nunca. La caída ha sido muy severa, sin precedentes, pero no estamos en la misma situación que en 2008. A esta crisis hemos llegado con crecimientos importantes y con empresas y familias desapalancados, además de que no hay un colapso inmobiliario. Lo que hay es una pandemia y la prioridad es proteger la salud, de ahí el confinamiento. Se van a ver movimientos de ‘V’, que va a ser incompleta o más asimétrica sectorialmente o regionalmente. La estacionalidad y la dependencia de Balears con el turismo extranjero llevarán a una caída del PIB del 17%, como pronostica BBVA Research. En cambio, otras regiones con potencia industrial y que no dependen del turismo caerán un 8%.

¿Ya ha comenzado la recuperación?
Sí, se recupera el consumo de proximidad. Lo hemos visto primero en Formentera, que adelantó una semana el desconfinamiento. En la nueva normalidad se permitirá la movilidad provincial y el turismo nacional puede ayudar a la recuperación. Será muy importante que no fallen los ERTE y que siga el flujo de liquidez a las empresas y autónomos, también después de la desescalada. La clave es que no falte liquidez. Los bancos estamos en condiciones de prestar. Tenemos voluntad, capacidad y capital.

¿Balears tendrá necesidades especiales debido a la estacionalidad turística?
Tenemos en cuenta las esfecificidades de Balears, por ello estamos cubriendo las necesidades de circulante para los próximos 12-18 meses para que las empresas puedan llegar a la próxima temporada si es necesario, con independencia de que la recuperación se inicie en la segunda mitad del año. En cuanto al empleo, este año se perderán entre 50 y 60 mil puestos en la economía. Dicho esto, en 2009 la caída de empleo fue mayor que la del PIB, mientras que en esta ocasión las medidas que se han tomado permitirán que se pierda menos empleo que PIB.

¿Se mantendrá esta cifra incluso cuando se acaben los ERTE?
Esta es la gran motivación que tenemos. Si unimos los ERTE con liquidez para las compañías, es un círculo virtuoso creíble. La caída será severa, pero la recuperación será más rápida. Tenemos intacta la capacidad productiva y la competitividad.

¿Han cambiado para siempre los hábitos en la banca?
Han cambiado cosas. Llevamos 15 años de transformación cultural y digital, y esto nos ha servido. Sí o sí la digitalización se quedará. Antes del confinamiento un 30% de la captación de clientes era digital, ahora es el 70%. Incluso las personas mayores se sienten cómodas. Y el tema de la sostenibilidad no es una moda, es una necesidad y se quedará. Las compañías tienen que ser más accesibles, transparentes y respetuosas con el medio ambiente. En este sentido, desde BBVA queremos ayudarles y proveeremos a los clientes una herramienta para que puedan calcular su huella de carbono.