El sector turístico balear busca talento para crecer

Valorar:
preload
La comercialización y la intermediación son clave en el turismo del futuro y actualmente no hay suficientes especialistas en estas áreas.

La comercialización y la intermediación son clave en el turismo del futuro y actualmente no hay suficientes especialistas en estas áreas.

01-01-2000ARCHIVO

La comercialización y la distribución de los productos turísticos de Balears es uno de los pilares que sostienen al sector en las Islas y, por tanto, gran parte de su economía. Son numerosas las empresas que se dedican a estos menesteres y que necesitan contar entre su plantilla con empleados especialmente formados.

Según explica el decano de la Facultat de Turisme de la UIB, Bartolomé Deyà, “es por todos conocido que Balears es cuna de grandes hoteleros, pero también es cierto, y no tan conocido, que las Islas son un importante polo de conocimiento de empresas dedicadas a la comercialización y la intermediación de producto turístico. Como por ejemplo, empresas de turoperación, bancos de camas, agencias de viajes, comercializadoras y agencias online, comercializadoras de alquiler vacacional, etc. Y hay mucha demanda de profesionales en este sector”.

Por este motivo, la UIB pone en marcha el curso de Especialista Universitario en Comercialización y Distribución Turística. Título propio de la UIB (30 ECTS), dirigido por el propio Deyà, quien destaca que “estamos hablando de un sector que genera un alto valor añadido, y que requiere de profesionales con conocimientos específicos sobre estrategias de venta y negociación, elaboración de contratos (de turoperación, de garantía, etc), estrategias y técnicas de venta online, etc., es decir, profesionales con formación especifica en el sector de la comercialización turística”.

El curso empieza a finales de octubre y termina en abril, con el objetivo de que puedan acceder tanto trabajadores en activo, como fijos-discontinuos o estudiantes, sean o no universitarios. En el caso de los trabajadores, destacar que se trata de un curso bonificable total o parcialmente a través de la Fundación Estatal para el empleo, de modo que puede salir total o parcialmente gratuito a los trabajadores que quieran seguir formándose.

“Intentamos ajustar el calendario y el horario del curso para que todas las personas que trabajan de una forma intensa durante el verano puedan dedicar los meses de invierno, cuando la presión laboral no es tan alta, a mejorar su formación”, señala Deyà. El curso consta de 150 horas de formación, los lunes y los miércoles, de 17 a 21 horas. “Las clases están impartidas por profesionales del sector, como jefes de departamento de comercializacion de cadenas hoteleras, empresas de turoperación, de intermediación, bancos de camas o empresas de receptivos...

Se explican casos reales y eminentemente prácticos, y lo más importante, se pone sobre la mesa las tendencias que va a experimentar el sector”, apunta el director del curso. El éxito de este título de especialista universitario es tal que el 95% de los estudiantes que lo han realizado ya están trabajando en puestos especializados, y un dato todavía más importante, según remarca Deyà: “Actualmente las ofertas de prácticas remuneradas que nos llegan por parte de las empresas del sector sobrepasa de forma notable el número de estudiantes que tiene el curso. Este dato es una clara muestra de las altas posibilidades de empleo que tienen las personas que realizan este curso. Además, es importante remarcar que se trata habitualmente de empleos de duración anual, lo que permite una estabilidad laboral que otros sectores no permiten”.

Como experto en turismo y a las puertas del inicio de la temporada, Deyà ve muchas incertidumbres en el horizonte, quizá demasiadas. “Después de la crisis de Thomas Cook, el brexit, la situación económica y política de Alemania y recientemente la epidemia del coronavirus, para este año tenemos mensajes de todo tipo: por un lado los números indican que se van a mantener respecto al año pasado, pero otros actores del sector nos dicen que probablemente se produzca una corrección a la baja. El turismo no quiere incertidumbres”, concluye Deyà.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.