2018: satisfacción general de las asociaciones empresariales de Balears

| |

Valorar:

Una amplia mayoría de asociaciones empresariales de Balears valoran el año 2018 como bueno, pero no tanto como 2017.

11-01-2019

Los responsables de diferentes asociaciones empresariales de Balears, grandes y pequeñas, y de diferentes sectores valoran el pasado 2018. No hay unanimidad, aunque de forma mayoritaria catalogan el pasado año como “bueno”.

Carmen Planas, presidenta de CAEB, considera que el comportamiento de 2018 ha sido “positivo”. “En 2018, Balears ha recuperado los niveles precrisis tanto en lo referente a la regeneración del tejido empresarial como a la creacion de empleo. En un contexto de ralentización es el esfuerzo de los empresarios el que está tirando de la economía balear con un aumento de la inversión empresarial”, explica.

Jordi Mora, presidente de PIMEM, habla de 2018 como de un año de cambio de tendencia después de unos años de crecimiento. “Muchos hablan de 2018 como de un año de recuperación económica, subida de la bolsa, alegrías financieras... cuando la realidad es muy diferente. Después de unos años de crecimiento moderado y constante, 2018 ha supuesto un cambio de tendencia para las pymes y la gran mayoría de empresas. La facturaciónde muchas empresas ha decrecido, con una temporada atípica en la que hemos pinchado en agosto. La prohibición casi total del alquiler turístico ha repercutido en empresas de cercanía y proximidad que se han visto perjudicadas. Además, 2018 ha sido el año en el que nuestros competidores del Mediterráneo en recepción de turistas se han recuperado. En resumen, en función de los dos o tres próximos años, 2018 quizás habrá supuesto un punto de inflexión hacía un empeoramiento de la economía balear”, indica.

TURISMO. La presidenta de la Federación Empresarial Hotelera de Mallorca (FEHM), Maria Frontera, explica que 2018 no ha sido un año fácil. “En el sector hotelero ya se anticipaba una temporada no exenta de dificultades ante todos los cambios producidos en los mercados competidores, con la duplicación de la cuantía del impuesto turístico, el incremento de los costes, etc. Con esfuerzo se ha logrado amortiguar los descensos acusados que se registraban en las reservas de temporada alta y a pesar de ello estimamos que las rentabilidades han descendido respecto a años anteriores”, señala.

Gabriel Llobera, presidente de la Agrupación de Cadenas Hoteleras de Balears, cataloga el año 2018 como bueno. “Valoramos el año como bueno, pero después de tres años muy buenos. Ha empezado una tendencia a la baja de los ciclos evolutivos turísticos típicos en la economía. La ocupación ha sufrido un leve descenso, que ha supuesto menos estancias, mientras que la producción solo ha sufrido un retroceso de cerca del 3%”, indica Llobera.

Luis Pablo Casals, presidente de la Asociación Hotelera de Menorca (Ashome), también asegura que 2018 fue bueno. “Yo lo valoro como bueno, con un inicio de temporada preocupante por la agresiva oferta de mercados como el turco, griego, egipcio y búlgaro, que se fue arreglando al tener estos mercados el cupo completo. 2016 fue nuestro mejor año, pero hemos empezado a tener una tendencia a la baja en índices pequeños en los años 2017 y 2018, que se ha compensado con las grandes reformas de modernización de los establecimientos que nos ha permitido tener unos precios más actualizados al producto ofrecido”, indica.

El gerente de la Federacion Empresarial Hotelera de Ibiza y Formentera (Fehif), Manuel Sendino, califica el año saliente como positivo casi en todos los aspectos. “Ha sido un año positivo en casi todos los aspectos, salvo por el impuesto turístico y la falta de infraestructuras básicas dimensionadas para la industria actual”, señala.

El presidente de Habtur, Joan Miralles, asegura que 2018 le deja un sabor agridulce. “Durante 2018, por fin, se ha acabado la moratoria y la bolsa de plazas se ha abierto. El problema ha sido que los requisitos para solicitar estas plazas son inalcanzables para los propietarios de viviendas vacacionales. Ha sido un año de sabor agridulce”, afirma.

Antoni Abrines, presidente de la Agrupación Empresarial de Agencias de Viajes de Balears (Aviba), considera que la recuperación ha continuado durante 2018. “Con respecto al turismo emisor, seguimos en línea de recuperación, situándonos en cifras de antes de la crisis. En cuanto al receptivo, aunque se incrementa el número de visitantes, se han tenido que hacer ofertas de última hora porque muchos de esos nuevos visitantes no se alojan en establecimientos turísticos”.

port andratx

SERVICIOS. El presidente de la Federación de Empresarios de Comercio de Balears (Afedeco), Antoni Gayà, considera el año “irregular”. “Nuestro sector engloba aproximadamente unas 15.000 empresas, que suponen 18.000 establecimientos. Con un sector tan grande, y además muy variopinto, es complicado dar una respuesta generalizada. Lo más aproximado es decir que ha sido un año irregular”, explica.

El presidente de Pimeco, Toni Fuster, asegura que 2018 ha sido muy malo. “Ha sido muy malo para el pequeño comercio. El verano, además, ha sido especialmente complicado y malo. En líneas generales, nuestra valoración es negativa”, explica.

Mateo Martorell, presidente de la Asociación de Comerciantes de Olmos, califica 2018 de regular. “2018 ha sido un año regular. Los primeros meses fueron muy positivos y generaron unas expectativas muy altas. En plena temporada, los negocios se resintieron y la caída fue muy pronunciada. Al final, manejamos números muy similares a los del año pasado”, asegura.

El presidente de la Asociación Nacional de Grandes Empresas de Distribución (ANGED) en Balears, Francisco García, habla de 2018 como del año de la consolidación de la recuperación. “El comercio cerrará el ejercicio en positivo por quinto año consecutivo, aunque es previsible que el ritmo de crecimiento anual sea inferior al de 2017. La etapa de crecimiento y recuperación se consolida y factores como el menor ritmo de creación de empleo o la incertidumbre política han afectado a la confianza y el consumo de los hogares. En cualquier caso, las empresas de ANGED siguen siendo una fuente de actividad para las Islas, ya que generan 6.500 empleos directos y son un motor de la inversión, la industria y los servicios y los proveedores locales”.

La presidenta de la Associació de Distribuïdors de les Illes Balears (Asodib), Francisca Planells, explica que en el segundo semestre de 2018 se ha notado una ralentización en el consumo. “A lo largo del segundo semestre de 2018 fuimos conociendo datos que apuntarían a una ralentización del consumo en los hogares. Estos signos de pérdida de vigor se observan en una moderación de la demana interna de todo tipo de bienes y servicios”, señala.

El presidente de la Asociación de Vendedores de Bicicletas, Vicenç Carbonell, asegura que 2018 ha sido peor que 2017. “2018 tuvo un inicio muy bueno. Manejábamos cifras de ventas realmente positivas, mejores incluso que las de 2017. A mediados de año, a partir de junio para ser concretos, las ventas empezaron a resentirse y desde entonces han bajado y son peores que las de 2017”, explica.

Antoni Miquel Fuster, gerente de la Unión Balear de Entidades Sanitarias, afirma que 2018 ha sido complicado. “Ha sido un año complicado para el sector sanitario balear. La dificultad radica en encontrar un equilibrio entre la ajustada rentabilidad del negocio y la voluntad, que es irrenunciable, de estar en la vanguardia tecnológica con una rigurosa apuesta por la mejora continua en la prestación del servicio”, asegura.

Luis Nigorra, presidente de la Asociación de Campos de Golf de Mallorca, cataloga el año como positivo. “Creo que ha sido un año positivo. Parecido en términos generales a 2017, quizás con un pequeño descenso en el número de clientes”.

Rafael Salas, presidente de la Asociación de Salas de Cine, también valora 2018 de forma positiva. “Ha sido un poco mejor que 2017”, asegura.

Jesús Salas, presidente de la Asociación de Estaciones de Servicio de Balears, define 2018 como complicado. “Para el sector de las estaciones de servicio ha sido un año complicado, pues el número de instalaciones nuevas en un año, 15, y las medidas anunciadas por el Govern balear crean un escenario complicado para el futuro del sector”, indica.

El presidente de la Asociación de Empresas Náuticas de las Illes Balears (AENIB), Jaume Vaquer, define 2018 como extraño. “El año 2018 ha sido de comportamiento irregular y extraño. No se ha mantenido la tendencia alcista que disfrutamos tanto 2016 como 2017. El mercado ha sufrido un estancamiento de clientes interesados en invertir en mantenimiento o en renovar su embarcación. Las empresas dedicadas al chárter han tocado techo y en algunos casos han empezado a bajar en facturación”, argumenta.

Diego Colón de Carvajal, presidente de la Asociación Española de Grande Yates (AEGY), indica que 2018 ha sido un año de afianzamiento en la actividad industrial y de estancamiento en el mercado de chárter. “Es este un sector muy sensible a las noticias de índole económica, pero también legislativa y fiscal. La actividad industrial da muestras de afianzamiento, mientras que el mercado de chárter ha parado su crecimiento después de cuatro años de aumentos del 25%”, asegura.

La vicepresidenta de la Asociacion de Instalaciones náutico-deportivas de Balears (Anade), Isabel Teruel, afirma que 2018 ha sido peor que 2017. “El año 2018 ha sido un año un tanto extraño para las instalaciones náuticas de Balears. En general, ha sido peor que 2017”, opina.

Toni Cladera, presidente de la Asociación Mallorquina de Trabajadores Autónomos del Taxi, asegura que el año ha sido regular. “Las expectativas fueron altas, pero las cifras de la temporada alta no fueron tan buenas como en 2016 y 2017. De media, el trabajo ha descendido entre un 10% y un 15%”, afirma.

Gabriel Moragues, presidente de la Asociación Sindical de Autónomos del Taxi de Mallorca, afirma que 2018 ha sido bueno. “El 2018 ha sido peor que 2017, aunque las cifras que manejamos desde la asociación son buenas. La temporada alta ha sido más floja”, indica.
El presidente de la Asociación Balear de Empresas de Jardinería (Abeja), Abed Zamrik, tiene claro que 2018 ha sido muy bueno. “Muy bueno a todos los niveles y en todos los aspectos”, afirma.

Escolástico Muñoz, gerente de la Unión de Asociaciones, Centros y Federaciones de Asistencia a Personas con Discapacidad de Balears (Unac), asegura que 2018 ha sido un año de evolución. “Durante 2018 se ha evolucionado en cuanto a los conciertos que la Administración tiene con las entidades. Se ha publicado, además, un nuevo reglamento en materia de discapacidad”, afirma.

Para la presidenta de la Federación de Escoletas Infantiles de Balears, Francisca Picornell, 2018 ha sido un año de mantenimiento. “2018 ha generado expectativas de cambios positivos, pero ha sido un año de mantenimiento”, afirma.

El presidente de la Asociación de Centros de Enseñanza Profesionales de Balears (Cecap), Pedro Daniel Pérez, asegura que 2018 ha sido un año de lucha contra la competencia desleal. “2018 ha sido un año de lucha contra la competencia desleal y el intrusismo laboral. Nos preocupa mucho la poca predisposición que hemos encontrado por parte de los gobiernos autonómico y estatal para intentar regualr este tipo de prácticas”, afirma.

Xavier March, presidente de la Associació Balear d’Empreses de Software, Internet i Noves Tecnologies, explica que 2018 ha sido un año de crecimiento. “2018 ha sido un año de mucho crecimiento para nuestras empresas y por ende de la inversión que hacen otros sectores sobre el plano digital”, asegura.

Leonor Fuster, presidenta de la Asociación de Bebidas Refrescantes de Balears, explica que 2018 ha sido peor que 2017. “2018 ha sido un año un tanto extraño. Comenzó igual que 2017, pero así como nos acercábamos a junio, empezamos a notar que las ventas de refrescos descendían debido al mal tiempo que se produjo durante esos meses. En líneas generales podemos decir que nos ha faltado un mes para empatar con las cifras de 2017”, asegura.

Antoni Capó, presidente de la Asociación de Rótulos Luminosos de Mallorca, asegura que durante 2018 han tenido que bajar los márgenes. “Ha sido un año positivo con mucho trabajo, pero poco dinero. Ha sido un año en el que hemos podido observar que el mercado ha comenzado a estancarse, no se ha producido ni una subida ni una bajada sustancial. Es cierto que nos hemos visto obligados a bajar nuestros márgenes ante la competencia nacional e internacional”, argumenta.

Miquel Torrens, presidente de la Asociación de Panaderos y Pasteleros de Mallorca, explica que el verano ha sido muy duro. “El año empezó con grandes expectativas y hasta el verano fue bien. El verano fue muy duro, un batacazo tremendo que ha provocado el cierre de muchos negocios. La mezcla de hostelería y panadería artesana parece que está funcionando”, afirma.

Rafa Rubio, vicepresidente del Gremio de Peluquerías de Mallorca, explica que el sector ha experimentado un cierto crecimiento. “Durante 2018 hemos crecido de forma moderada. Las costumbres de la gente han ido cambiando con el tiempo y el sector de las peluquerías ha crecido y se ha desarrollado”, argumenta.

La presidenta de la Asociación Sindical de Estéticas de Balears, Emilia Pascual, asegura que en general la facturación de 2018 ha sido menor a la del año anterior. “2018 no ha sido un año para tirar cohetes. Los meses de este año han sido alocados y no nos han ofrecido una regularidad. La gran mayoría de las esteticistas se ha quejado de que la facturación ha sido menor que la de 2016 y 2017”, afirma.

Pedro Mas, presidente de la Asociación de Protésicos Dentales, define el 2018 como bueno. “El 2018 ha sido un año bueno en el que hemos tenido trabajo”, indica.

Bárbara Munar, vicepresidenta de la Asociación de Empresas de Seguridad, asegura que el pasado año fue positivo. “La valoración de 2018 es positiva. Ha sido un buen año en líneas generales, mejorando las cifras de 2017 y 2016”, explica.

Alfonso Navarro, presidente de la Asociación de Empresas de Reparación, Instalación y Mantenimiento de Puertas Automáticas de Balears (Arimpa), valora 2018 de forma positiva. “No tenemos aún las cifras definitivas, pero según los comentarios que nos llegan la valoración del año es positiva”, manifiesta.

Guillermo Coll, presidente de la Asociación de Comerciantes Operadores de Máquinas Accionadas por Monedas de Balears (Acomam), cataloga 2018 de positivo. “El 2018 ha sido positivo para los asociados. Los negocios parece que se están acabando de recuperar y ha ido apareciendo una mayor demanda con el paso de los meses. La mejor noticia es que las relaciones con la Conselleria de Comerç i Indústria han mejorado, la carga burocrática que existía en nuestro sector está aflojando y notamos una mayor agilidad pr parte de la Administración. Pese a los avances, la tramitación sigue siendo bastante lenta. Estamos empezando a ver cómo nuestras empresas crecen y ya salen de la crisis sufrida hasta el momento”, sentencia.

Pedro García del Barco, presidente de la Associació Balear de Serveis Immobiliaris (ABSI), afirma que 2018 ha sido un año de crecimiento. “Ha habido un crecimiento en cuanto al número de operaciones inmobiliarias gestionadas por nuestra asociación. Han aumentado las transacciones de compraventa un 16% al cierre del tercer trimestre de 2018. En definitiva, nuestra valoración del año en el sector inmobiliario es muy positiva”, explica.

El presidente de la Asociación Balear de Corredores y Corredurías de Seguros (Abacose), Carlos Lluch, asegura que 2018 ha estado marcado por la mala praxis. “El 2018 ha estado muy cargado de nueva regulación en materia de protección de datos y en materia de seguros. Además, desde la asociación nos hemos encontrado con que la mala praxis ha vuelto al sector. Nos preocupa mucho”, resume.

El representante de Copime Joan Torrens asegura que en 2018 se ha consolidado una pequeña recuperación. “2018 ha sido un año en el que hemos consolidado una mínima recuperación. Hemos reestructurado la organización. Continuamos con un número de personal similar o mayor al de años anteriores. En cuanto a las relaciones con la Administración, 2018 ha sido muy positivo y fluido. Sí que hemos percibido que nuestros clientes han bajado sus niveles de ingresos”, afirma.

Miguel Oliver, presidente de la Asociación de Albergues Juveniles, se muestra satisfecho con 2018. “Estamos contentos con los resultados. En líneas generales han sido más positivos que los del pasado 2017. Nuestros centros están satisfechos”, significa.

SECTOR PRIMARIO. Joan Company, presidente de Asaja Balears, cataloga el año 2018 como continuista. “El año 2018 ha sido continuista en el sector agrario. Se ha producido un incremento de los costes de producción y los precios de venta están estancados. Ello motiva dificultades económicas importantes en agricultores y empresas agrarias de reducida dimensión. Los retrasos en el cobro de las ayudas crean dificultades financieras. Hay un reducido grupo de empresas que consiguen competir con las importaciones de España y Europa”, señala.

El presidente de la Asociación de Productos de Ganado de Porcino, Antoni Mestre, define también el pasado 2018 como regular. “Aunque si lo comparamos con 2017 y 2016 ha sido positivo. Las ventas de 2018 han sido mucho mejores”, indica.

INDUSTRIA. El presidente de la Asociación de Industriales de Mallorca (Asima), Francisco Martorell, cataloga 2018 como un año de crecimiento. “En primer lugar, señalar que la Asociación de Industriales de Mallorca es multisectorial. En términos generales, ha sido un año de crecimiento. No hace mucho salimos de una fuerte crisis y ahora hemos de ser cautelosos. Hemos de tener presente que el sector industrial y comercial sigue siendo el sostén necesario para el sector servicios y turístico en Mallorca”, añade.

El presidente de la Asociación de Constructores de Balears, Eduardo López, asegura que 2018 ha sido un año de recuperación. “Nos encontramos en fase de recuperación. Las cifras de inversion actuales son similares a las de 2002 y 2003, años previos al boom inmobiliario, pero hay que pensar que han transcurrido más de 15 años y el valor del dinero no es el mismo. El gran peso de nuestra actividad lo tiene la inversión que se realiza en vivienda, con cifras similares a las de 2002. Las unidades de obra suponen aproximadamente un 25% de las existentes en 2002. Es decir, que la mayoría de viviendas que se están construyendo en la actualidad son de alto poder adquisitivo. Por lo que respecta a la inversión realizada en turismo, ya se está notando su ralentización. Sí hay un incremento en las obras destinadas a establecimientos comerciales e industriales. También está al alza la obra pública”, explica.

El vicepresidente de la Asociación de Industria, Jaume Rosselló, afirma que 2018 ha sido de transición. “2018 ha sido un año de transición en el que nuestra industria ha crecido y se ha desarrollado, pero continuamos arrastrando los mismos problemas estructurales de años atrás. El Govern no ha conseguido mejorar ciertos aspectos como la problemática que existe con el monopolio del transporte de mercancías y el actual suelo industrial. También hay que mencionar que el mercado ha evolucionado bien y que tenemos una capacidad de trabajo mucho mejor”, indica.

El presidente de la Asociación Sindical de Empresarios Canteros de Mallorca, Antoni Martorell, califica 2018 como complicado. “2018 ha sido un año especial y complicado. Finalizó el plazo para la regulación de las canteras de Mallorca y hemos visto cómo el 32% cesaba su actividad. También ha sido especial porque se ha reactivado la construcción y se ha producido un repunte de nuestras cifras económicas”, afirma.

Bartolomé Binimelis, presidente de la Asociación de Fabricantes de Áridos de Balears (AFA-Balears), asegura que durante 2018 se ha notado un incremento de la demanda. “2018 ha sido un año en el que se ha notado un leve incremento en la demanda de árido con respecto a 2017. Sin embargo, debido a que el consumo de áridos descendió aproximadamente un 80% durante la crisis, consideramos que dicho aumento no es suficiente para afirmar que estamos en línea de flote. Por otra parte, 2018 ha sido un año crucial para el sector, ya que pese a tener que cumplir con unos preceptos legales muy exigentes y costosos, la mayoría de las canteras ya han podido ser regularizadas mediante la Ley 10/2014 de 1 de octubre de Ordenación Minera de las Illes Balears”, asegura.

Miquel Torres, presidente de la Associació d’Empreses Fabricants de Ceràmiques per la Construcció de Mallorca, explica que el año recién finalizado ha sido positivo. “2018 ha sido positivo en tema de trabajo. El nuevo boom de la construcción ha impulsado que nuestros negocios vuelvan a tener un volumen alto de trabajo. La parte negativa la encontramos, en cambio, en la cantidad de fábricas que han cerrado. Cada vez somos menos y nuestro oficio se está perdiendo”, dice.

Maria Oliver, presidenta del Gremio de Artesanos, asegura que 2018 ha sido positivo. “2018 ha sido un año positivo para los artesanos, aunque nuestra actividad sigue sufriendo muchos ataques externos que nos ponen en una situación de especial delicadeza. La inexistente regulación de la venta ambulante ilegal sigue siendo uno de nuestros mayores problemas”, argumenta.

Antonia Capó, gerente de la Asociación de Maestros Pintores de Balears, afirma que 2018 ha sido bueno. “Ha sido en conjunto un buen ejercicio. Los profesionales y empresas del sector que sobrevivieron a la crisis última han tenido bastante trabajo debido a que se ha visto movimiento, tanto en el sector de viviendas como por la renovación de la planta hotelera”, indica.

El presidente de la Asociación de Empresarios de Instalaciones Eléctricas y de Telecomunicaciones de Mallorca (Asinem), Carlos Moyà, asegura que durante 2018 se ha mantenido una tendencia al alza. “A nivel general se ha mantenido una tendencia alcista en la demanda, motivada por la mejora de la construcción y las reformas. También se ha notado un incremento de la demanda de infraestructuras para la recarga de vehículos eléctricos gracias a las líneas de ayudas publicadas por parte de la Administración”, argumenta.

El presidente de la Federació de la Fusta de les Illes Balears, Pedro José Payeras, asegura que el sector se está recuperando. “2018 ha sido positivo porque se ha mantenido el crecimiento del año anterior. El sector de la madera se está recuperando de los años más críticos, realizando de nuevo inversiones en modernización de la estructura productiva y digital”, argumenta.

Margalida Obrador, presidenta de la Asociación Balear de Industrias de la Carne (Asobic), cataloga 2018 como mejor que 2017. “Tuvimos un buen primer semestre y un segundo que no cumplió con las expectativas creadas. Este 2018 fue mejor que 2017”, asegura.