0

La economía es una ciencia social y por ello la economía turística es un ejemplo de la existencia de un componente sociológico. Sin embargo, no se le da al aspecto humano del turismo la importancia que tiene, si bien es estudiado por el marketing (motivación, satisfacción, hábitos de gasto, etc.). Como es lógico la primera preocupación de un destino tan popular como Balears es la provisión de bienes y servicios para los turistas, a fin de obtener plusvalías empresariales y sociales como modus vivendi. Sería útil contar con más estudios sociológicos sobre el turismo.

En 2006 estimé 180 millones de llegadas solo en Mallorca (1905-2005), con motivo del I Centenari del Foment del Turisme de Mallorca (publicado en “Cien Años de Turismo en Baleares” por la Asociación Balear de Periodistas y Escritores de Turismo). Para el centenario 1915-2015, obtengo la cifra aproximada de 375 millones de llegadas a Balears. Es la suma de 374 en los últimos 65 años (1950-2015), más 1 en los primeros 35 años (1915-1949) de turismo casi solo en Mallorca. Comprende turismo extranjero y nacional, por avión y por barco, pero sin los cruceristas.

Debo precisar que la cifra “llegadas” no equivale al número de “turistas distintos” pues muchos repiten viaje en el mismo u otro año. En el ámbito de los destinos insulares del Mediterráneo, es única esta cifra de 375 millones de llegadas turísticas en cien años, así como el alto nivel histórico de repetición (también debido a nuestra buena accesibilidad aérea).

Por nacionalidades y para llegadas 1915-2015, la distribución en Baleares (100%) es: británicos 33,6% y 126 millones; alemanes 30,4% y 114 millones; otros extranjeros 18,4% y 69 millones; y españoles 17,6% y 66 millones.

En 2015 la distribución en Baleares (100%=13,9 millones) fue: alemanes 30% y 4,1 millones; otros extranjeros 28% y 4 millones; británicos 26% y 3,5 millones; y españoles 16% y 2,3 millones. Vemos en 2015 una notable alza del turismo alemán y de “otros extranjeros”, así como una baja de británicos, al comparar con datos de 1915-2015.

Por islas y para llegadas 1915-2015, la distribución en Baleares (100%) es: Mallorca 76% y 285 millones; Pitiüses 16% y 60 millones; y Menorca 8% y 30 millones. En el año 2015 la distribución en Baleares (100%=13,9 millones) fue: Mallorca 71% y 9,9 millones; Pitiüses 19% y 2,7 millones; y Menorca 10% y 1,3 millones. Vemos en 2015, al comparar con datos 1915-2015, que Mallorca pierde algo de hegemonía a favor de Pitiüses y Menorca.

Toda esta información tiene valiosas lecturas: una, la evidencia de un potencial único de captación de turismo, pues hoy ya recibimos la tercera generación de las familias de turistas pioneros, además de contar ya con muchos de sus miembros como nuevos residentes; y dos, la necesidad de poner en valor los atractivos turísticos de identidad insular y cultural, además proteger playas y paisajes; así como garantizar la tranquilidad y la seguridad, clave de un éxito turístico que debería ser sostenible.