Paula Serra, editora de El Económico; Biel Barceló, vicepresidente y conseller d’Innovació, Recerca i Turisme; Iago Negueruela, conseller de Treball, Comerç i Indústria; Catalina Cladera, consellera d’Hisenda i Adminstracions Públiques; Pep Verger, director de El Económico; Aina Ginard, redactora, y Pedro Rullán, consejero delegado de Hora Nova y miembro del consejo asesor de El Económico, analizaron la situación económica durante una comida en el restaurante Caballito de Mar. | Miquel Àngel Canals

2

El nuevo Govern ha dado sus primeros pasos, casi en silencia, sin estridencias, pero con la firme decisión de mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de Balears. Conseguir una sociedad más justa, más equitativa, y mejorar la distribución de la riqueza es uno de los ejes fundamentales del Pacto de Gobernabilidad que firmaron las formaciones PSIB, MÉS y Podemos. Es el primer Govern de izquierdas de la Comunitat, sin condicionantes, y su apuesta por los más desfavorecidos es contundente. El Económico reunió días atrás a Biel Barceló (Més), vicepresidente y conseller d’Innovació, Recerca i Turisme; Catalina Cladera (PSIB), consellera d’Hisenda i Administracions Públiques; y Iago Negueruela (PSIB), conseller de Treball, Comerç i Industria, para conocer la situación real de la economía balear, sus primeras impresiones, sus alegrías y sus decepciones.

La necesidad de mejorar la financiación, reformar la Ley del Turismo, regular el alquiler vacacional, proteger al pequeño comercio o acabar con la explotación laboral son algunos de los consensos explicitados por los tres miembros más económicos del Govern, si bien todos coinciden en señalar que la economía es cosa de todos.

FINANCIACIÓN. La publicación de las balanzas fiscales ha confirmado el expolio fiscal que sufre Balears, ya que indicaron que los ciudadanos de las Islas pagan más de 1.300 millones de euros que ya no vuelven. Catalina Cladera (sa Pobla, 1972), explicó que “los 1.300 millones de euros que señala la última balanza fiscal que salen de Balears y no vuelven son un claro indicador de que la Comunitat está infrafinanciada”, aunque matizó que “hay otros métodos de cálculo que apuntan a un déficit fiscal muy superior”. Biel Barceló (Palma, 1967) apuntó que la balanza fiscal presentada por Madrid “no tiene en cuenta el IVA turístico, que son muchos millones”.

Cladera, en todo caso, lanzó un mensaje optimista para asegurar que “mejorar es posible”, puesto que se trata, en definitiva, de que el Gobierno de Madrid ponga más dinero sobre la mesa”. “Un cambio político en Madrid traerá un talante diferente y llegará más dinero”, afirmó Cladera, al tiempo que Barceló apuntaló que “ha de llegar mucho más”. Iago Negueruela (Santiago de Compostela, 1980) abandonó la prudencia de su correligionaria y se alistó a la confianza ciega en Pedro Sánchez. “Llegará más dinero. Los gobiernos socialistas siempre han apostado por la sanidad y la educación pública”, dijo Negueruela.

DÉFICIT. El ministro Cristóbal Montoro no varió el objetivo de déficit en el último Consejo de Política Fiscal y Financiera, del 0,3% para este año. Cladera es consciente de la imposibilidad de cumplir y argumentó que “estamos pensando en unas nuevas figuras impositivas”, refiriéndose al “impuesto para empresas contaminantes o distribuidoras de energía e hidrocarburos”, si bien matizó que “lo hemos de acabar de estudiar porque sabemos que un impuesto muy parecido está recurrido en Extremadura”. “Además, se ha de pensar en la ecotasa y en la opción de subir el IRPF para compensar la bajada estatal”, explicó Cladera.

El nuevo Govern tiene pendiente reclamar las inversiones estatutarias, y optará por la vía de la negociación política. “Intentaremos hacer una reivindicación política, aunque sea difícil, y también intentaremos salvar los 66 millones que el Estado dice que están en peligro, aunque están conveniados. Y si hay alguna posibilidad, recurriremos a la vía judicial”, puntualizó.

EMPLEO. Los últimos datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) otorgan a Balears un desempleo del 16,35%, una de las más bajas del Estado, pero Negueruela no está satisfecho. “Nos alegramos de que se genere empleo, pero no nos gusta cómo se está creando, puesto que es más precario que nunca. Creamos empleo a tiempo parcial”, explicó el conseller de Treball, que aseguró que durante la crisis, a base de precarizar, se ha intentado aguantar los datos estadísticos. “Las rentas salariales siguen bajando en Balears a pesar de la buena marcha del turismo”, puntualizó.

Negueruela insiste en el gran peligro que supone la existencia de los “trabajadores pobres”. “La reforma laboral ha abonado la figura del asalariado que no puede llegar a final de mes”, añadió. Barceló indicó, en el mismo sentido, que el problema de Balears, en general y exceptuando los años más duros de la crisis, no ha sido del número de puestos de trabajo credos sino la calidad.

El marco normativo es competencia de Madrid, pero Negueruela está convencido de que desde Balears también se puede contribuir a mejorar la calidad del empleo. “De Balears depende que utilicemos correctamente los instrumentos que tenemos, como la inspección de trabajo”, afirmó, y remarcó que apuestan por un cambio de modelo productivo “para que nuestros jóvenes no abandonen Balears”. Negueruela se refirió también a la necesidad de dar una solución a los desempleados de larga duración. “Se les deriva a servicios sociales, cuando lo que necesitan es más y mejor formación del SOIB”, apostilló.

La baza del conseller de Treball, Comerç i Indústria, Iago Negueruela, es reducir la explotación laboral y el fraude, y no solo en la hostelería. “Hay explotación laboral en todos los sectores”, admitió. “Y es preocupante, no anecdótico. Hace mucho tiempo que hablo de la explotación laboral y de la necesidad de articular planes para luchar contra ello. Al final, hay que tener en cuenta que el trabajador es el primero que lo sufre. Además, a futuro, las pensiones son las más bajas de España. También sufren la explotación laboral las empresas porque hay un número de empresas que cumplen la ley y que tienen la competencia desleal de las que no cumplen”, aseveró.

COMERCIO. En comercio, el Govern ha considerado como un ataque el recurso de inconstitucionalidad presentado por el Gobierno de Mariano Rajoy contra algunos artículos de la Ley de Comercio.

Negueruela sabe que el Govern no puede modificar la normativa básica estatal, pero insiste en la necesidad de proteger a los comerciante de Balears. “Hicimos un decreto ley, con carácter excepcional, ante la posibilidad que suponía que se abrieran grandes superficies sin respetar la normativa aprobada en el Parlament. Ahora tenemos seis meses para conseguir la mejor solución para los comerciantes”, afirmó Negueruela y Barceló apuntó que “los consells pueden hacer durante estos seis meses su propia moratoria”.

LEY DEL TURISMO. La Ley del Turismo aprobada por el Govern de José Ramón Bauzá provocó el rechazo generalizado de la entonces oposición. Barceló tiene claro que la ley debe cambiarse. “Los aspectos más desrreguladores y más arbitrarios de Ley del Turismo serán modificados. Así está pactado”, manifestó Barceló, y añadió que “todo aquello que permita que el conseller de turno pasara por encima de planeamientos municipales, por ejemplo, será cambiado y regulado”. El vicepresidente y conseller de Turisme opta por dar protagonismo a consells y ayuntamientos “porque son los que tienen las competencias en ordenación territorial y urbanismo”, aunque también considera imprescindible que “se pueda continuar haciendo reformas y la inversión no se paralice, ya que contribuye a crear empleo en la construcción durante la temporada baja”.

Uno de los aspectos más polémicos de la Ley del Turismo permitía a los hoteleros aumentar volúmenes si cumplían determinando parámetros. Barceló no lo descarta. “Es una de las cuestiones que está encima de la mesa. Una de las opciones es permitirlo, pero que sean los ayuntamientos los que digan si es factible desde su propio planeamiento urbanístico. Ahora era la conselleria la que tenía la última palabra”, afirmó el vicepresidente, si bien matizó rápidamente que “aún no está decidido, aunque puede que vaya por aquí”.

El todo incluido tiene demanda, pero Barceló asegura que será regulado para “introducir elementos de calidad”. Especificó que “una de las exigencias en estudio es exigir un mínimo de trabajadores para que sea de calidad”. “Es una oferta que tiene demanda, pero con claras consecuencias sobre el tejido empresarial”, añadió.

Otra de las modificaciones que se estudia respecto al todo incluido es prohibir la oferta de alcohol. “Calvià ha hecho una petición en este sentido, pero hay dudas. Ellos lo piden pensando en su problemática de Santa Ponça y Punta Ballena, pero hay que pensar en el todo incluido tranquilo de Cala Millor... habrá que buscar un equilibrio”, indicó Barceló.

Otro tema candente en el sector de la hostelería es el alquiler turístico, que Barceló ha prometido regular pero sin apuntar el cómo. “Regularemos el alquiler turístico para que se contemple, pero con una serie de requisitos y condiciones. Veremos qué requisitos, qué condiciones y en qué zonas”, sostuvo.

FUNDACIÓN IMPULSA. Otro tema polémico entre los miembros del Pacto es la Fundación Impulsa, una organización de coparticipación pública-privada nacida para incentivar la competitividad. Según Negueruela, “hay que abrir el diálogo sobre cómo se debe construir la economía y el empleo de las Islas, no tienen que participar solo determinados colectivos”, admitió. “Debemos recuperar instituciones como el CES (Consell Econòmic i Social) para que el diálogo se abra a la sociedad y se elaboren las distintas vías de crecimiento que necesitan nuestras Islas”, añadió.

Para el vicepresidente Barceló, “el CES debe ser el que planifique la estrategia, porque en la Fundación Impulsa no está todo el mundo. No están los sindicatos, no está el tercer sector, no está la pequeña y mediana empresa...”, manifestió, sin pronunciarse acerca de si el Govern saldrá de la Fundación.

ECOTASA. La propuesta estrella del nuevo Govern en materia de turismo es la implantación de un impuesto turístico, aunque Biel Barceló explica que todavía no saben cómo lo van a implantar. “No descartamos ninguna opción. Estamos estudiando implantarlo tanto en puertos y aeropuertos como alojamientos. Evidentemente, si se cobra en los alojamientos se ha de cobrar a toda la oferta, no solo a la hotelera. Es decir, también se ha de cobrar al alquiler vacacional, por lo que hay que regularlo”, indicó.

Barceló no garantiza que esté implantada la próxima temporada: “El sector ha solicitado que si hemos de poner un impuesto turístico, como ahora ya están cerrando los precios del año que viene, esperemos a día 1 de noviembre. No hemos dicho ni que sí ni que no. Hemos dicho que lo estudiaremos. Queremos ponerla en marcha, pero sin precipitarnos”.

Además, dio nuevos detalles sobre este impuesto, que posiblemente diferenciará entre temporada alta y baja para incentivar la desestacionalización: “Los hoteleros piden que paguen todos la misma cantidad, con independencia de la estrella, porque los de cinco estrellas ya pagan más por la habitación. El impuesto será de entre uno y dos euros, y tenemos pensado diferenciar precio en función de la temporada. Habrá alta y baja. No cobraremos lo mismo en temporada alta que en temporada baja”, detalló. “Incluso puede no cobrarse en temporada baja”, añadió Cladera.

Respecto a la cantidad que esperan recaudar, Cladera apuntó que si en la temporada 2002-2003 se consiguieron 80 millones, ahora esperan unos 50 millones al año.

Para Barceló, Mallorca tiene suficiente que ofrecer durante todo el año y el objetivo de este Govern es “tener buena parte de la planta hotelera abierta durante nueve meses”.

CAMBIO DE MODELO. El objetivo del nuevo Govern es cambiar el modelo productivo con pequeñas modificaciones de carácter social. “Es importante cómo se mejora, y que la reactivación económica llegue a todo el mundo. Esta es la clave de este gobierno”, apuntó Negueruela.

Barceló niega que se opongan al modelo turístico actual. “Cuando hablo de cambiar el modelo económico me estoy refiriendo a diversificación y mejora del modelo económico. El turismo es y ha de seguir siendo el motor de Balears, pero hay que cambiar algunas cosas. No podemos vivir de que a los otros les vaya mal. En turismo, el gran reto es conseguir que el modelo turístico reparta mejor la riqueza, la distribuya mejor. El turismo es la gran riqueza de Balears, pero también nos desequilibra mucho debido a la estacionalidad. Por este motivo, el objetivo es crear puestos de trabajo de una cierta cualificación mediante el impulso de la innovación. El tren de la innovación y la investigación está pasando en estos momentos y hemos de cogerlo”, concluyó.