La inversión en dólares

| | Palma |

Valorar:

La apreciación del dólar en las últimas semanas hace que se esté acercando a la paridad. Es decir que por cada dólar se pague solo un euro, algo que hace solo algunos meses parecía impensable.

Los analistas macroeconómicos empiezan ya a asegurar que ha subido demasiado, y ofrecen cifras para una “paridad por poder adquisitivo” entorno al 1,15-1,17 euros por cada dólar.

Sin embargo, las políticas monetarias que se están adoptando a uno y otro lado del Atlántico (posible subida de tipos en Estados Unidos, QE en Europa…), junto a la tendencia alcista que va consolidando la rotura de resistencias una tras otra, permiten todavía mantener una parte de la cartera en dólares.

Ya hemos hablado en esta sección de la bolsa americana, pues una de las formas de invertir en dólares es comprar acciones de Estados Unidos, ya que estas cotizan en esa moneda; si se elige además una cartera con un claro potencial de revalorización, la rentabilidad (y también el riesgo) puede ser doble.

Para quien quiera hacerlo pero no tenga conocimientos suficientes puede invertir vía fondos de inversión de renta variable, hay algunos que además dan rendimientos superiores a los que da la suma de la bolsa y la moneda.

Para el que únicamente quiera o pueda asumir el riesgo de la divisa, los fondos también le permiten hacerlo debido a que hay la posibilidad de comprar los que invierten en deuda emitida en dólares; en este caso es aconsejable hacerlo solo en los que tengan emisiones a corto plazo para evitar el riesgo de fluctuación de los precios de la renta fija.

Existe también operativa en mercados apalancados de divisa, ya sea Forex, futuros, warrants… algo solo recomendable para quien sea experto en mercados financieros, porque el riesgo puede ser incluso superior al del capital aportado.

Para acabar, es importante recordar que esta inversión en dólares, si se hace, debe formar parte de una diversificación de la cartera, así que con los precios actuales tener más de un 20-30% puede ser demasiado. Es evidente que puede suponer un doble riesgo.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.