0

La primera vez que participé en la World Travel Market, en 1984, las tres zonas principales del recinto las ocupaban en primer lugar, y por este orden, los touroperadores grandes y pequeños, las cadenas hoteleras, las grandes marcas de agencias de viajes, Amex, Wagons Lits, etc., y la oferta de destinos y complementaria en Gran Bretaña.

En esta edición de 2014, 30 años después, y al igual que ha venido ocurriendo en los últimos años, ni los TTOO, ni las cadenas globales como Intercontinental, Accor, Marriott, Wyndham, Starwood, etc., ni las oficinas de turismo de Inglaterra, Escocia o Irlanda, están ya en el Global Village con la magnitud e importancia que solían tener.

En cambio, hoy, en el Global Village de la feria, las compañías de software se cuentan por decenas. CRS, Channel Managers, Yield, PMS, Hotelbeds, Trip Advisor, y OTA’s y TTOO’s online en general, han monopolizado el espacio.

También hay una gran presencia de las oficinas de turismo nacionales y regionales de los destinos consolidados y preferidos por los turistas de Gran Bretaña y emergentes, aunque he constatado una vez más la existencia de dos modelos: “todos bajo el mismo techo” como hacen países como Francia, EEUU, Italia, Grecia, Egipto o Turquía, o como España, dispersa por comunidades autónomas o incluso por islas, y con una feroz competencia entre ellas en diseño y espacio.

España, también para la promoción turística, aparece así cada vez menos unida, menos “destino”, a pesar de que el turismo es el motor reconocido de la economía, y de que recibimos más de 60 millones de turistas al año. Debido a esta dispersión, España no aparece como el líder vacacional, y cada vez también más y más de turismo urbano, incontestable en Europa.

Somos un destino que lidera los procesos turísticos, nuestros competidores nos admiran y… nos copian. Hay una regla ineludible en márketing: la diferenciación por producto prima hasta que el competidor te copia y -como es más moderno- te supera. ¿Qué hacer ? ¿Cómo actualizarnos y atender a nuestros potenciales clientes con la visión que se merecen? Si atendemos a la realidad de la World Travel Market, a la realidad del mercado turístico actual, de cómo se “compran” y se venden hoy día las vacaciones, tendríamos que empezar por centrarnos en el software, en conocer mejor a nuestro cliente, fidelizarlo, saber lo que le gusta, informar y vender las múltiples experiencias que ofrecen “nuestros” destinos, locales, regionales y nacionales.

Un software que nos permita interactuar con los turistas presentes y futuros en todo el mundo. Una visión que atiende a las necesidades del mundo internet y del aún más avanzado del móvil, y que va mucho más allá de crear un escaparate o repositorio de imágenes y textos sobre un destino (que también). Se trata de capacitar al buscador para informarse y comprar en el momento.

Se trata de crear una “autopista” con múltiples salidas/conexiones con nuestros turistas y partners : cliente directo, TTOO, agencias de viajes on y offline,etc… Podemos hacerlo… ¡por supuesto! ¡Y a mucho menor coste que una autopista!